18 de octubre de 2017
18.10.2017

Dos reverencias ante la inmensa minoría

Zagajewski, que repasó su vida interrogado por el director del Instituto Cervantes, mostró sus respetos ante los mil quinientos lectores de su obra poética provenientes de clubes de ocho autonomías

18.10.2017 | 01:42
Dos reverencias ante la inmensa minoría
Por la izquierda, Bonet y Zagajewski, ayer en el Calatrava.

Si la escritura poética es tarea solitaria, según Adam Zagajewski explicó a este diario durante la mañana de ayer, mientras el cielo carbayón mecanografiaba una llovizna gris de poema polaco, nada más reconfortante que poder mirar a los ojos a más de mil quinientos lectores citados para eso: para la celebración de la poesía. La juanramoniana inmensa minoría. Ocurrió algunas horas después, durante la tarde, en el palacio de exposiciones y congresos "Ciudad de Oviedo", o sea, entre las vertebras homéricas que ideó Calatrava. Allí, el Premio "Princesa de Asturias" de las Letras de este año se mostró, desde su seriedad con un punto de esa ironía que aguza la mirada, como poeta atento y afecto a la ecuménica cofradía de los letraheridos. Hizo dos reverencias.

Una cita gozosa, pues, para quien escribe desde la compañía interior pero sin renunciar al lector, uno de los pecados, a su juicio, de cierta poesía hermética que sigue dándole vueltas de tuerca al legado de Mallarmé. Participantes en ciento quince clubes de lectura de ocho comunidades autónomas: Asturias, Cantabria, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Galicia, Madrid, Navarra y País Vasco. "Tenemos quince días para leer los libros, luego los comentamos y, a veces, vemos una película relacionada con lo leído", comentaban dos segovianas al pie del quiosco instalado en el vestíbulo del palacio de congresos por Alba Cañedo. Colas en su mostrador para esperar una caligrafía de la artista, con algún verso preferido de las solicitantes. Mejor el femenino plural, pues eran contundente mayoría las mujeres que participaron en "Poemas al vuelo". Un título acertado, pues no hay libro de versos que no tenga algo de pajarería canora y voladora.

Es el quinto encuentro de estas característas que se celebra con los ganadores del "Princesa de Asturias" de las Letras, según explicó la directora de la fundación que lleva el título de la heredera de la Corona española. "Dais sentido a lo que hacemos y hacéis a su vez sociedad, ciudadanía, cultura", dijo Teresa Sanjurjo. Muy aplaudida cuando dedicó un "recuerdo especial" a aquellos lectores procedentes del suroccidente asturiano y de Galicia, tierras devoradas estos días por la multiplicación de los incendios.

Zagajewski, al que le gusta lucir americana pero sin corbata, fue presentado por Juan Manuel Bonet, poeta él mismo, erudito crítico de arte y director del Instituto Cervantes. Ambos se conocieron en París, así que optaron por la lengua de Baudelaire. Bonet, que felicitó a la Fundación por "acertar" con un premiado traducido "por suerte" al castellano y el catalán, hizo un repaso de la biografía y trayectoria del galardonado "para dar pistas".

Zagajewski es sobre todo y fundamentalmente poeta ("Tierra del fuego", "Deseo", "Antenas", "Mano invisible", "Asimetría), aunque es autor asimismo de una obra ensayística de calado ("En defensa del fervor", "Dos ciudades", "Solidaridad y soledad") y de la muy recomendable miscelánea "En la belleza ajena" (memoria, páginas de diario, aforismos). Ha dicho en alguna ocasión que su obra novelística no merece demasiado la pena. Se ha concentrado en el verso y en la reflexión sobre qué es eso a lo que seguimos llamando poesía.

Y surgió el asunto de Polonia. Ese país hostigado por gigantes y martirizado por la historia. El nacimiento del poeta en Lwow, que abandonó con su familia siendo aún un bebé: "Es el mito familiar". "Es complicado ser polaco, aunque sólo pensamos en ello de forma esporádica", señaló. Recordó su juventud estudiantil en la docta Cracovia; cómo el estalinismo de la época llegaba incluso a convertir en grisalla la histórica ciudad: "Era hermosa, me fascinaba, pero el comunismo neutralizaba aquella belleza".

Bonet le preguntó al poeta por el movimiento literario disidente "Nueva Ola", al que perteneció. Por su relación con los vivos y los muertos, no sólo los ilustres: "La humanidad vive, pero está la autoridad de los que nos han precedido". Exiliado por amor y política en Alemania y Francia; profesor en universidades estadounidenses durante años, el director del Cervantes preguntó a Zagajewski si se consideraba un "poeta turista". "Durante años fui un artista errante, pero no me considero un poeta viajero, aunque adoro el Mediterráneo: Italia, Grecia o España; es mi amor".

Zagajewski confesó que fue a París, en 1982, "por una mujer". Habló con pasión de esta ciudad. Y de poetas de los que fue amigo o a los que admira: de Joseph Brodsky a Derek Walcott, de Vladimir Holan a Yves Bonnefoy, Gottfried Benn o Paul Celan. Cerca del poeta está siempre su mujer, Maria Zagajewska.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Televisión


'El Inocente', de Netflix, une a Mario Casas, Aura Garrido y Alexandra Jiménez

'El Inocente', de Netflix, une a Mario Casas, Aura Garrido y Alexandra Jiménez

La serie de Oriol Paulo para la plataforma de pago es una adaptación del best seller de Harlan Coben

Niños y bandera

Niños y bandera

Gonzo volvió a ponerse al frente este domingo de un 'Salvados' magistral

El zasca de Belén Esteban a los políticos al recoger el Premio Iris para 'Sálvame'

El zasca de Belén Esteban a los políticos al recoger el Premio Iris para 'Sálvame'

La colaboradora arremetió también contra los académicos de la televisión al recoger el galardón


'La que se avecina' regresa a Telecinco este miércoles

'La que se avecina' regresa a Telecinco este miércoles

La exitosa ficción volverá a emitirse en el 'prime time' de la cadena en su undécima temporada

Toñi Moreno, pletórica en la recta final del embarazo

Toñi Moreno, pletórica en la recta final del embarazo

La presentadora sigue acumulando reconocimientos mientras cuenta las semanas para ser madre