10 de abril de 2018
10.04.2018
Ciencia

Un robot submarino sigiloso permite escuchar el océano como nunca antes

Del mismo tamaño que un pequeño buzo humano, puede alcanzar profundidades de 1.000 metros

10.04.2018 | 22:18
Uno de los robots submarinos.

Robots marinos silenciosos que registran sonidos bajo el agua están permitiendo a los investigadores de la Universidad de East Anglia (UEA) escuchar los océanos como nunca antes.

Los robots son aproximadamente del mismo tamaño que un pequeño buzo humano, pero pueden alcanzar profundidades de 1.000 metros y recorrer el océano durante meses, cubriendo miles de kilómetros. Se comunican por satélite con su piloto para construir un paisaje sonoro submarino de los océanos del mundo.

Pierre Cauchy, investigador de doctorado de la Escuela de Ciencias Ambientales de la UEA, ha estado utilizando uno de estos submarinos autónomos durante cinco años, registrando los ruidos submarinos en el Mar Mediterráneo y el Atlántico Norte y el Océano Austral.

Las grabaciones se pueden utilizar para medir la velocidad del viento en la superficie del mar y controlar las tormentas, así como escuchar a escondidas la vida marina.

Cauchy presentó su investigación en la Asamblea General de la Unión Europea de Geociencias en Viena. Mostró cómo el robot, llamado Seaglider, puede medir la velocidad del viento, escuchar los sonidos producidos por los peces y las ballenas, y captar las actividades humanas, como el tráfico marítimo y los estudios sísmicos.

Al grabar sonidos en lugares remotos donde no hay estaciones meteorológicas permanentes, los robots proporcionan información valiosa sobre patrones de viento o tormentas, lo que puede ayudar a ajustar los modelos climáticos.

Cauchy afirma que "como acústico, es fascinante escuchar a la vida submarina, como las ballenas piloto de aleta larga en el Atlántico Norte, pero también escuchar los ecos de lo que está sucediendo arriba".

Mientras que las ballenas piloto hacen silbidos, zumbidos y clics, las vainas de los delfines cazadores crean clics de ecolocalización agudos y las especies más grandes, como los cachalotes, hacen clics más fuertes y lentos.

Los vientos fuertes elevan el nivel de ruido de fondo, los pulsos intensos de las prospecciones sísmicas son únicos y fácilmente identificables, y los buques marinos se identifican claramente por los ruidos de baja frecuencia.

El Seaglider pesa poco más de 50 kilos y mide 1,5 metros de altura. Está controlado remotamente por un piloto y permanece en silencio, por lo que solo graba el sonido del océano sin agregar sus propios tonos.

"Ahora que se ha demostrado que son útiles para modelar el clima, controlar tormentas o proteger la vida marina, espero que otros investigadores integren a los buceadores de robots silenciosos en su trabajo y su uso se ampliará", concluye Cauchy.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Televisión


La guerra fría de los Jennings

La guerra fría de los Jennings

Los Emmy no han querido dejar de lado a la temporada final de 'The Americans'

Antena 3 abre el casting de ´Los reyes de la reforma´, un ´MasterChef´ de decoración

Antena 3 abre el casting de ´Los reyes de la reforma´, un ´MasterChef´ de decoración

Once parejas competirán para convertirse en los mejores interioristas amateur de España

Netflix explicará el ´procés´ en el documental ´Dos Cataluñas´

Netflix explicará el ´procés´ en el documental ´Dos Cataluñas´

La cinta contiene 85 entrevistas con testimonios clave como los de Carles Puigdemont o Raül Romeva


"Cielo, mamá está trabajando", la reacción de una presentadora cuando su hijo se cuela en plató

"Cielo, mamá está trabajando", la reacción de una presentadora cuando su hijo se cuela en plató

El pequeño no pudo reprimir las ganas de marcarse un baile ante las cámaras, ante la sorpresa de...

´Tu libro me suena´, la nueva sección de ´El Intermedio´ que enfrenta a Sánchez y Casado

´Tu libro me suena´, la nueva sección de ´El Intermedio´ que enfrenta a Sánchez y Casado

El programa sorprende con un divertido concurso, emulando a sus compañeros de 'Tu cara me suena'