Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los músicos de la OSPA decidirán en votación si piden la renuncia de Milanov

La gestión de la gerente, Ana Mateo, también será debatida en una asamblea que se reunirá, previsiblemente, la próxima semana

Los músicos y empleados de la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias (OSPA) votarán, en una asamblea que se celebrará presumiblemente la próxima semana, si piden la renuncia del director titular, Rossen Milanov, y de la gerente de la formación, Ana Mateo. Así lo acordaron ayer los miembros de la orquesta, durante una asamblea que se celebró a la conclusión del ensayo matinal en el auditorio Príncipe Felipe de Oviedo.

Tal y como había informado LA NUEVA ESPAÑA, la convocatoria de esta asamblea, la primera en la formación en nueve años, estaba motivada por el descontento de una parte de la orquesta con la dirección de Rossen Milanov, al que se prorrogó el contrato pese a la existencia de un informe de la Comisión Artística de la orquesta, fechado en marzo de 2017, que desaconsejaba renovar el vínculo con el director búlgaro.

El informe, revelado por este periódico, achaca a Milanov el diseño de una programación anual "un tanto ilógica" y considera que tiene "olvidada" la programación educativa. Además, se acusa al director búlgaro de "poca implicación" en "mejorar la calidad artística de la orquesta" y de dejar a la OSPA "en un segundo plano" respecto a su propia carrera, así como de tener "poca relación con la región".

Este documento, posteriormente refrendado por el Comité de Empresa de la orquesta, debía servir de base para anular la renovación anual con el director cara a la próxima temporada. Pero el informe no fue tenido en cuenta y, en febrero de este año, cuatro de los cinco miembros de la Comisión Artística presentaron su dimisión. Unas vacantes que no han sido cubiertas, pese a convocarse elecciones en dos ocasiones en los últimos meses, ante la ausencia de candidatos.

El descontento de parte de los setenta músicos de la orquesta se hizo patente ante la conclusión de la temporada y una vez que Milanov presentó la programación de la próxima. Tras un primer intento de convocar una asamblea para el pasado 11 de junio, finalmente los músicos y los empleados de administración, en torno a una decena, se reunieron ayer. Justo un día después de que el consejero de Educación y Cultura, Genaro Alonso, garantizase en la Junta General del Principado la continuidad de Milanov hasta el año 2020.

Según diversas personas presentes en la asamblea, la tensión marcó los compases iniciales, en los que se hizo patente la división en el seno de la orquesta. La actuación de Milanov al frente de la formación fue muy criticada por diversos músicos, que pusieron el acento en lo que consideran una pérdida de estatus de la OSPA a nivel nacional e internacional, algo que achacan a las escasas giras fuera de la región que se han realizado en estos años.

El debate en torno a la continuidad del director y a las razones por las que se desoyó el informe del Comité Artístico derivó en una confrontación de opiniones sobre la gestión de la gerente, Ana Mateo, a la que algunos músicos achacan, entre otras cosas, que no se consumara el relevo en la formación, por lo que pidieron que también se valorara la posibilidad de pedir su sustitución al Consejo Rector.

Los músicos presentes en la reunión acordaron finalmente convocar una nueva asamblea cuanto antes a fin de valorar la continuidad tanto de Milanov como de Ana Mateo. El sistema elegido es una doble votación, una para cada uno, en la que los músicos podrán avalar su gestión, rechazarla o abstenerse. Una vez que se haga un conteo de los votos y se constate la opinión mayoritaria de la formación, se valorará la posibilidad de pedir cambios al Consejo Rector.

El Comité de Empresa está a expensas de concretar los plazos legales para convocar la asamblea, que podría ser en torno a mediados de la próxima semana.

Compartir el artículo

stats