18 de octubre de 2018
18.10.2018

Nice, la guerrera masai ya está en Oviedo

La joven es la embajadora de Amref contra la mutulación genital femenina

18.10.2018 | 14:33
Nice, la guerrera masai ya está en Oviedo

La joven masai Nice Nailantei Leng'ete que se ha convertido en una de las líderes africanas en rechazar una tradición y una práctica cultural, tan patriarcal como peligrosa como es la mutilación genital femenina, ha llegado este mediodía a Oviedo. La joven es la representante de Amref, organización galardonada con el premio "Princesa de Asturias" de Cooperación Internacional, en la lucha contra esta práctica, muy enraízada en África. Nice Leng'ete se negó dos veces a la ablación.

A las puertas del hotel de la Reconquista le esperaban sus compañeras de la delegación española, capitaneadas por la responsable de comunicación, Raquel Martín. "Nice, nice", gritaban desde las escaleras de acceso al hotel. La joven masai, vestiada con vaquero y una camisa africana, que volaba directamente desde Brasil, sonrió y saludó a la directora de la "Fundación Princesa", Teresa Sanjurjo.

"Mi hora llegó cuando tenía 8 años; mi tío vino a la casa de mi abuelo y dijo: 'estoy circuncidando a mis tres hijas, así que, por favor, necesito a Nice y su hermana en ese grupo', pues son ceremonias muy caras y es mejor cuando tienes muchas chicas", cuentaesta keniana, elegida una de las cien personas más influyentes del mundo en 2018 por la revista "Time".El día de la ceremonia, como marca la tradición, se levantaron a las 4 de la mañana para ducharse con agua fría "porque creen que así no se notará el dolor, lo que no tiene mucho sentido".

Esa vez, Nice y su hermana -tres años mayor que ella- se subieron a un árbol y se escondieron, luego huyeron a casa de su tía materna. No corrieron la misma suerte sus tres primas. Pero su tío insistió y convocó una nueva ceremonia para que las muchachas, según la costumbre masái, pasen de niñas a mujeres. Esa vez no podían esconderse, por eso la hermana de Nice le dijo que corriera, que ella se sacrificaría por las dos. Leng'ete subió al mismo árbol y luego se refugió en su internado, donde el resto de chicas, que no eran masáis, no entendían esta práctica. Quien consiguió que la dejasen de perseguir fue su abuelo, que, como uno de los mayores de la comunidad, era escuchado y respetado.

"Si consentía significaba no volver a la escuela, se reirían de mí, me casarían o incluso me arriesgaba a morir", explicaba recientemente sobre esa experiencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Televisión


Natacha Jaitt, en un programa de Telecinco.
Muere a los 42 años Natacha Jaitt, exfinalista de ´GH 6´

Muere a los 42 años Natacha Jaitt, exfinalista de ´GH 6´

El cuerpo de la argentina apareció en un salón de fiestas de Buenos Aires sin signos de violencia

Sandra Barneda se embarca en una aventura extrema con Jesús Calleja

Sandra Barneda se embarca en una aventura extrema con Jesús Calleja

La periodista vivirá una experiencia inolvidable en 'Planeta Calleja' en la isla de Borneo, Malasia

El último capítulo de ´The Walking Dead´, el menos visto de la historia

El último capítulo de ´The Walking Dead´, el menos visto de la historia

La serie registra bajos históricos y no logra enganchar a la audiencia

Malú y Albert Rivera se marcan un dúo en la nueva parodia de ´Late Motiv´

Malú y Albert Rivera se marcan un dúo en la nueva parodia de ´Late Motiv´

La pareja ofrece un concierto con la colaboración de invitados muy especiales


Pedro Sánchez explica el motivo por el que llamó a ´Sálvame´

Pedro Sánchez explica el motivo por el que llamó a ´Sálvame´

El secretario general del PSOE explica en su libro la verdadera razón de ese sonado momento

´GH Dúo´, acusado de tongo tras la salvación de María Jesús

´GH Dúo´, acusado de tongo tras la salvación de María Jesús

El 'reality' de Telecinco ha sido señalado por la audiencia una vez más por "manipular"

Oscars 2019

Premios Oscar

Consulta los ganadores de los Oscar 2019 y sigue en directo la Gala y la alfombra roja de los premios de la Academia de Hollywood.