El Auditorio de Oviedo despidió en pie a la soprano rusa Julia Lezhneva, que ofreció un recital ayer junto a la orquesta Oviedo Filarmonía, que regaló a todos los asistentes una vela, un pequeño detalle para conmemorar el veinte aniversario de la agrupación ovetense. El director invitado fue, en esta ocasión, Mikhail Antonenko.

El programa elegido estaba constituido en su gran mayoría por obras de repertorio. La sala esperaba por Lezhneva y ella no defraudó. Desde su primera intervención en "Voi avete un cor fedele", dejo constancia de su musicalidad y su precisión técnica, con un vibrato muy elegante.

Lezhneva hizo fácil lo difícil. Su control en la emisión del sonido, la uniformidad en todo el registro vocal, un fraseo muy cuidado y la buena proyección fueron sus claves durante todo el concierto.

El público se mostró muy satisfecho desde su primera intervención, pero con las arias de coloratura llegó el delirio, como en "Agitata da due venti", de Antonio Vivaldi. En esta obra Lezhneva es donde queda verdadera constancia de la facilidad que tiene para afrontar sin esfuerzo aparente pasajes de gran complejidad. Con razón fue una de las arias más aplaudidas de la velada.

Las oberturas de Mozart y Rossini fueron los momentos en los que la Oviedo Filarmonía reclamaba protagonismo, con gran carácter y potencia sonora. Su labor de acompañamiento fue correcta, arropando a la soprano en todo momento, y ajustándose a sus necesidades sonoras.

En "L'ho perduta", Lezhneva mostró un color vocal más oscuro y contrastante con el timbre tan cristalino que exhibió durante todo el recital. "Tanti affetti", de Rossini, se caracterizó por enorme su gran delicadeza.

Antonenko se dirigió al público en inglés, para felicitar a la orquesta por sus veinte años de existencia y desearle muchos éxitos en el futuro.

Las propinas ofrecidas, "Brilla nell'alma", de Alessandro; "Voi che sapete", de Mozart; "Son qual nave ch'agitata", de Artaserse, y "Alleluia", de Porpora, no hicieron más que avivar al público, que concluyó la velada en pie.