Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mel Gibson, en Oviedo: "Ser padre es un oficio mucho más difícil que el de director y actor"

"Me gusta mucho lo que he visto de Asturias y la comida es estupenda; me interesa mucho la historia de Pelayo", asegura la estrella de Hollywood al llegar a la región

Mel Gibson en Asturias: "Es un lugar maravilloso"

"Ser padre es un oficio mucho más difícil que el de actor o director de cine; en realidad, creo que es de los más complicados que existen". Así lo dijo ayer tarde el director y actor de cine Mel Gibson, recién llegado a Oviedo, en unas declaraciones que tuvo la gentileza de conceder a LA NUEVA ESPAÑA.

Gibson viaja por el norte de España acompañado por varios miembros de su familia y amigos en un itinerario de carácter estrictamente privado que tuvo la deferencia de interrumpir por unos minutos para hablar con este periódico. La estrella de Hollywood dejó ayer totalmente invalidada esa fama de poco cortés de la que a veces se habla. Con una sonrisa y el cansancio del viaje en el rostro, se entusiasma cuando se le pregunta por películas tan especiales como "La pasión de Cristo", que marcó un antes y un después en su carrera. "Hice esa película porque quise contar las cosas como fueron; vivimos en una sociedad que rechaza el sufrimiento, y el sufrimiento y el dolor son connaturales a la vida humana, nos alcanzan a todos; debemos ser valientes para contar las cosas".

Mel Gibson también demostró un gran conocimiento sobre la historia de Asturias y la figura de Don Pelayo. "Me interesa mucho la figura de Pelayo porque unió a los suyos; contamos muchas historias sobre leyendas y cosas que no han sido ciertas, y lo que él hizo fue un hecho histórico".

A la pregunta de si estaría dispuesto a hacer una película sobre Pelayo, el inolvidable protagonista de "Braveheart", que conserva intacto su encanto y esos ojos azules que le caracterizan, dijo: "Pues no lo sé, tal vez; en cualquier caso se trata de un relato muy atractivo".

Vestido con un polo azul, bermudas y chanclas, se mostró muy ilusionado con conocer más rincones de Asturias y también destacó el interés que le suscita el Camino de Santiago. Precisamente su buen amigo el productor riojano afincado en Los Ángeles, Santiago Pozo, presidente de Arenas Group, uno de los nombres relevantes de Hollywood, fue quien le convenció para que en esta ocasión visitase el norte de España, en un periplo que comenzó en Santo Domingo de la Calzada, localidad natal de Pozo, y siguió por Burgos, el País Vasco y Cantabria hasta llegar a Asturias.

Cuando hizo su entrada en el hotel en el que se aloja, varias personas le reconocieron en el vestíbulo. El actor y los suyos actuaron en todo momento con una gran naturalidad. Entre los viajeros se encuentra Rosalind Ross, su actual esposa, una brillante guionista de 28 años, especialista en literatura, madre del hijo más pequeño del actor, que habla algo de español y también se mostró encantada de estar en Asturias. Ross es licenciada en Literatura por el Emerson College de Boston, que afirma ser "el único colegio o universidad en Estados Unidos dedicado exclusivamente a la comunicación y las artes en el contexto de las artes liberales".

Gibson, de 63 años, es conocido por su defensa de la religión católica, por lo que no sería raro que se acercase a visitar algunos de los monumentos religiosos del Principado. El intérprete es conocedor del interés que suscita, pero a la vez le gusta pasar desapercibido, como un turista más.

En 1995 rodó "Braveheart", una cinta épica, basada en la vida de William Wallace, un héroe nacional escocés que participó en la primera guerra de independencia de Escocia, fue ganadora de cinco premios de la Academia, incluyendo el "Oscar" a la mejor película. "Me resulta un poco embarazoso que le gente me llame Braveheart, pero lo entiendo perfectamente", aseguró ayer. El protagonista de sagas como "Arma letal" y "Mad Max" señaló que entre los actores españoles conoce a Antonio Banderas, y que le gustaría saber más cosas acerca del cine que se hace en España.

Mel Gibson, hijo de Hutton Gibson y de Anne Reilly Gibson, lleva el arte en sus genes. Su abuela materna fue una cantante de ópera australiana, Eva Mylott. Nació en una familia numerosa y fue el sexto de once hijos. Ayer en Oviedo dejó constancia de que, igual que Braveheart, aún tiene muchas batallas que ganar en la pantalla y fuera de ellas.

Compartir el artículo

stats