18 de octubre de 2019
18.10.2019
Premios Princesa

La Princesa Leonor, en sus primeros Premios: "Me han enseñado a querer y a admirar a los asturianos"

El Rey elude referirse a Cataluña en el discurso de los premios y dedica los mensajes a su hija: "Que estos premiados te inspiren en un mundo donde tendrás que vivir desencuentros e incertidumbres"

18.10.2019 | 17:25

Nada restó protagonismo esta tarde, en Oviedo, a la Princesa Leonor, donde ha tenido lugar su primer discurso oficial enmarcado en su estreno -y el de su hermana la Infanta Sofía- en la ceremonia de entrega de los Premios "Princesa de Asturias". Su discurso plagado de guiños de cariño hacia Asturias y preñado de afirmaciones sobre su compromiso como heredera de la Corona, y el que hizo el Rey a continuación centrado en su hija, en sus obligaciones y su futuro, así como en lo que suponen los premios asturianos para el progreso social, orillaron cualquier otro mensaje político.

Quizá lo más llamativo fue, precisamente, que el Rey eludió hacer mención alguna a la situación de Cataluña. Lo que sucedía al mismo tiempo en Asturias y Cataluña discurrió por sendas paralelas pero sin confluir más que en escasísimos momentos, con algunas frases intencionadas como la del Presidente de la Fundación "Princesa de Asturias", Luis Fernández-Vega.


La Princesa se ganó al auditorio reunido en el teatro Campoamor al reconocer que "hoy es un día muy importante en mi vida, que he esperado con mucha ilusión". Contó cómo sus padres "nos han hablado a mi hermana y a mí de Asturias, su cultura, historia y tradiciones, y nos han enseñado a querer y admirar a los asturianos".


Llegado el turno de palabra de su padre, el Rey, su discurso más sustancial lo dirigió especialmente a su hija y heredera. "Sé bien que deseabas hace tiempo venir a Asturias con nosotros, para poder vivir de cerca, junto a tu hermana Sofía, todo lo que sucede cada año con motivo de la entrega de nuestros premios. Pues bien, ese día ha llegado".

El Rey se recordó a sí mismo "con responsabilidad, emoción y también nervios, más que tú", cuando debutó en el mismo lugar hace 38 años. "Tu madre y yo estamos muy orgullosos de ti y felices de acompañarte y ser testigos de este día, tan especial y único".


Para su hija expresó el deseo de que demuestre "su compromiso con los españoles, que deberás renovar permanentemente con dedicación, espíritu de servicio, lealtad y responsabilidad; siempre con humildad, y consciente de tu posición institucional, haciendo de la Corona día a día una referencia de servicio a nuestro país". Y, sobre todo, instó a su hija a dejarse influir por los premiados en cada edición de los "Princesa de Asturias": "que jalonen tu vida con referencias profundas y duraderas de cultura, conocimiento, valores e inspiraciones intelectuales, en un mundo que inevitablemente tendrás que vivir desencuentros e incertidumbres".

Transmitió a su hija un mensaje de "confianza", que renacerá cada año "gracias a los galardonados, su ejemplo y su extraordinaria obra". Elementos todos que deberán alimentar "la nobleza de espíritu que tanto deseo que se fortalezca en tu corazón, día a día".

Los premiados: referencias feministas y combativas

En el turno de discursos de los premiados hubo tiempo para enardecidas defensas feministas, como la que  hizo la premio de las Letras, Siri Hustvedt, y enseñanzas que trascienden fronteras, como las pronunciadas por Salman Khan, premio de Cooperación Internacional, o Sandra Myrna Díaz, premio de Investigación Científica y Técnica.

Siri Hustvedt transmitió su afán por "recelar de lsa emociones ramplonas, las respuestas fáciles y las fórmulas hechas que vienen en paquetes brillantes con la etiqueta de 'verdad'". Lectora confesa de literatura, ciencia, historia o filosofía, proclamó que "vivimos en un mundo en el que cada vez la gente sabe más sobre menos cosas. Eso tiene sus ventajas, pero también ha llegado a callejones sin salida en varias disciplinas". Pidió amplitud de miras para no enrrocarse en "problemas con visiones demasiado restringidas" porque "ningún género es superior a otro. Debemos recelar de nuestros prejuicios, ni la ciencia es elevada, intelectual y masculina, ni las artes y las humanidades son inferiores, emocionales y femeninas. Debemos aprender unos de otros y recapacitar". Y dejó al final su mensaje feminista: "Este premio llega de la mano de una niña, una Princesa. Me gustaría que fuera para todas las niñas que leen muchos libros sobre un sinfín de temas, que piensan, preguntan, dudan, imaginan y se niegan a estar calladas".

Por su parte Salman Khan, tras explicar cómo surgió su proyecto educativo y cómo ha cambiado la vida de estudiantes sin posibilidades, como la niña afgana Sultana, hoy una prometedora investigadora sobre computación cuántica, incidió en el mensaje de que la tecnología "puede usarse para hacer nuestras vidas más, y no menos humanas". Y pidió a todos que imaginen "un mundo en el que el papel del esneñante cambia de ser el de un conferenciante a ser el de una persona empoderada con información que le ayude a tener las mejores interacciones con sus alumnos; un mundo donde cada niño verdaderamente tenga acceso a una educación de calidad y gratuita. Ese me parece a mí el más humano y el más humanitario de los mundos"

 La bióloga Sandra Myrna Díaz recibió con honor, junto a su colega Joanne Chory, "un premio que tomo como el que reciben todas las personas que estudiamos la naturaleza. Una naturaleza que me gusta definir como el tapiz de la vida, del que formamos parte, que nos entreteje y nos atraviesa". Díaz alertó del peligro que se cierne sobre la naturaleza "porque la aspiración de consumir y acumular siempre más avasalla el derecho universal de gozar de una relación plena con el tapiz de la vida". Proyectó un mensaje con el que huyó del desaliento aunque dijo que "el proceso de injusticia ambiental" está llegando a "una escala inédita". Su dedicatoria final fue para "todos los frágiles, de cuyo amoroso batallar depende hoy y dependerá en el futuro la persistencia del tapiz de la vida".

Finalmente, el cuarto y último galardonado que habló al público fue Javier Solana, presidente del Real Patronato del Museo del Prado que describió el centro artístico madrileño como un "templo de la cultura universal" "capaz de cobijar el alma humana". Para Solana "el Prado es un museo tan lleno de vida y valores, en el que late la belleza". También dijo que "nuestro gran país, España, se vuelve siempre más univesal, libre y tolerante cuando se contempla a sí mismo en las obras maestras del Prado". 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Televisión


La casa de papel.
Series para cuarentena: de 'La casa de papel' a 'Mrs América'

Series para cuarentena: de 'La casa de papel' a 'Mrs América'

Llegan las producciones más esperadas para las próximas semanas de confinamiento

Terelu Campos se enfada con María Patiño por una noticia de 'Socialité'

Terelu Campos se enfada con María Patiño por una noticia de 'Socialité'

El programa especuló con que la hija de María Teresa Campos habría roto el confinamiento

La verdadera razón por la que Steve Carell dejó 'The Office'

La verdadera razón por la que Steve Carell dejó 'The Office'

Se dio por hecho que fue por decisión propia, pero nuevas revelaciones apuntan a que no fue...

Caso cerrado

Caso cerrado

El público quiere historias lo más retorcidas y surrealistas posibles


'Cuarto Milenio' deja de grabar nuevos programas durante la crisis del coronavirus

'Cuarto Milenio' deja de grabar nuevos programas durante la crisis del coronavirus

Los seguidores de la 'Nave del Misterio' tendrán que conformarse con ver programas antiguos

Un año en blanco

Un año en blanco

Cuando todo acabe nadie va a pulsar el botón de reinicio para que la vida prosiga como si nada