Tras recalcular la incidencia de coronavirus con nuevos parámetros, las autoridades sanitarias chinas informaron ayer de 15.152 nuevos casos confirmados en las últimas horas por infección por COVID-19, y un total de 59.804 casos desde el comienzo del brote. Mientras, se ha contabilizado 254 muertes en las 31 regiones a nivel provincial, lo que supone que 1.367 personas han muerto ya a causa de la enfermedad.