El Principado pide a la población retornada de "zonas calientes" como Madrid o Italia que se autoimponga una mínima vida social

Tres días después de que el colegio de la Fundación Masaveu, en Oviedo, tuviese que cerrar sus puertas tras registrar el primer foco de coronavirus en la región, el Principado decretó ayer la suspensión de la actividad docente en todos los centros educativos de la región, durante un plazo inicial de 14 días naturales a contar desde hoy mismo, para limitar la propagación del COVID-19. La suspensión fue anunciada ayer por el presidente del Principado, Adrián Barbón, después de que el Gobierno central recomendase aplicar esta medida a todas las comunidades autónomas.

A raíz de la sugerencia del ejecutivo que preside el socialista Pedro Sánchez, todas las comunidades autónomas anunciaron el cese de las clases en todos los niveles, unas a partir de hoy y otras desde el lunes. Una medida que afecta a más de 9,5 millones de estudiantes de todo el país, incluidos 1,3 millones de universitarios. En Asturias, la medida afecta a aproximadamente 535 centros en los que cursan estudios cerca de 150.000 alumnos, a los que hay que añadir los cerca de 17.500 alumnos matriculados en la Universidad de Oviedo.

La suspensión de la actividad docente presencial implica que todos los escolares asturianos, de todos los niveles, no tengan que acudir a clase. En cuanto a los docentes, Adrián Barbón precisó que será la Consejería de Educación, tras analizar caso a caso con la dirección de cada centro, la que determine si deben acudir a su lugar de trabajo o si se articula algún tipo de modalidad formativa no presencial que les permita mantener cierta actividad docente desde casa. Esto implica también a la Universidad de Oviedo, que ya está trabajando en soluciones de formación a distancia.

"Estamos seguramente en el momento más importante de la historia de nuestra autonomía", afirmó Barbón, que llamó a "la responsabilidad del conjunto de los ciudadanos y las ciudadanas de Asturias" para evitar que "el crecimiento exponencial del coronavirus genere el colapso de nuestro sistema sanitario".

Según explicaron Barbón y el consejero de Salud, Pablo Fernández, el nivel de contagio de coronavirus en Asturias se mantiene entre los niveles más bajos del país, con 49 casos confirmados, y el principal foco de contagio, el asociado al centro de la Fundación Masaveu (donde se contabilizan 30 casos, incluyendo el del profesor Avelino Uña, que falleció el miércoles a causa del COVID-19) está bajo control.

Aparte de las medidas centradas en el ámbito educativo, Barbón anunció otras iniciativas encaminadas a limitar la propagación del coronavirus. Para empezar, el Principado está reforzando los servicios sanitarios y de emergencias incorporando más personal y haciendo acopio de los productos necesarios para combatir la enfermedad. En este sentido, Fernández precisó que se están adquiriendo más respiradores, aunque no dio una cifra. Además, se ampliarán las líneas del 112 para llamadas relativas a la pandemia, pasando de 8 a 38.

El gobierno autonómico ha acordado además suspender los espectáculos públicos de toda índole en equipamientos de titularidad regional hasta el 27 de marzo, y cualquier evento de carácter deportivo o relacionado con festividades que puedan congregar a grandes grupos de personas. Esto incluye ferias, romerías, procesiones, conciertos u otras congregaciones análogas.

En el ámbito de la administración, se pospone la celebración de las pruebas presenciales de todos los procesos selectivos. Además, se priorizará la atención telefónica y telemática en los servicios de atención al público, y se intentará, en la medida de lo posible, flexibilizar la jornada laboral para aquellos empleados públicos que tengan a su cargo personas mayores o menores.

El Gobierno central adelanta 2.800 millones a las comunidades para reforzar la sanidad

La suspensión de actividad también implica el cierre al público, durante dos semanas, de cuatro centros culturales de titularidad autonómica: el Museo de Bellas Artes, el Museo Barjola, el Niemeyer y Laboral Centro de Arte. En relación al cuidado a las personas mayores, el Principado ha suspendido los ingresos en las plazas residenciales de organismo autónomo de Establecimientos Residenciales para Ancianos de Asturias (ERA), aplazando además las consultas médicas de los residentes salvo aquellas que se consideren urgentes. También se restringe todas las visitas a las personas residentes, salvo en circunstancias excepcionales, y se suspenden las valoraciones de la situación de dependencia y de situación de discapacidad. Como directriz general, se recomienda a las personas mayores que se queden en su vivienda o su lugar de residencia habitual.

Estas medidas, precisó Barbón, complementan a las anunciadas ayer por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tras un Consejo de Ministros en el que se concretó una primera batería de medidas, sociales y económicas, para combatir la propagación del coronavirus, y que se incluyen en un Real Decreto Ley.

"Es una medida necesaria que debería haberse tomado antes": los padres de Oviedo reciben sin sorpresas el anuncio de cierre de los colegios

Dentro de ese conjunto de medidas, Sánchez anunció la transferencia de 2.800 millones de euros a la comunidades autónomas. Se trata, precisó el presidente, de un adelanto de los anticipos a cuenta previstos en el sistema de financiación autonómica, y estará encaminado a permitir a las autonomías disponer de recursos para reforzar los servicios sanitarios, que en varias regiones "están sufriendo tensiones". Asimismo, el Gobierno central movilizará en torno a 1.000 millones de euros del fondo de contingencia para intervenciones sanitarias prioritarias señaladas por el Ministerio de Sanidad.

Pedro Sánchez también garantizó el suministro de medicamentos y de todo el material médico necesario para luchar contra el coronavirus "a precios asequibles". Un primer paso en este sentido ya se tomó el miércoles, cuando se aprobó la compra centralizada. A esta iniciativa se unió ayer la aprobación de una norma para que el Gobierno "pueda regular los precios de los medicamentos, fijando si fuera necesario precios máximos de venta al público".

Además de estas medidas, el Gobierno central dota una partida de 25 millones para reforzar los servicios sociales de las comunidades autónomas, y que se dirigen expresamente a asegurar el derecho a los niños de familias más vulnerables a la alimentación, ante la eventual afección que la suspensión de la actividad docente puede tener para los comedores escolares. Sánchez también explicó que se flexibilizará la obtención de las becas de comedor para que las familias puedan hacerlas efectivas incluso con los colegios cerrados.

"Nuestro país soporta una emergencia sanitaria que no tiene precedentes. Los expertos en salud pública siguen con la máxima atención la evolución de la enfermedad, y el propósito de todos es superar la emergencia sanitaria con el menor coste posible de vidas", señaló Sánchez, que anunció más medidas en los próximos días y reclamó a la ciudadanía "responsabilidad y disciplina social, que son esenciales si queremos vencer al virus cuanto antes". En el ámbito plenamente político, Sánchez reiteró la necesidad de contar con unos Presupuestos generales del Estado para poder hacer frente a las medidas que exigirá la lucha contra el coronavirus. Justo ayer, la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ofreció a Sánchez su apoyo a las cuentas si incluían un fondo de contingencia de 10.000 millones para luchar contra la epidemia y que no contenga subidas de impuestos para las pymes y las clases medias.

Unidad

En una línea similar a la de Pedro Sánchez, Adrián Barbón reclamó la unidad de acción de todos los actores, sociales y políticos, ante la propagación del coronavirus y apeló a la responsabilidad de la ciudadanía para vencer en "una batalla difícil" que avanzó que será "dura y compleja". "De cómo actuemos entre todos depende que seamos capaces de contener que la propagación vaya a más", señaló Barbón, que añadió que "si suspendemos la actividad docente de tipo presencial, evidentemente tenemos que recomendar a los escolares que mantengan medidas de contención y de actividad social que no supongan grandes aglomeraciones que permitan que el contagio que no se realiza en los colegios, se realice por otras vías".

El presidente del Principado precisó que los catorce días naturales de suspensión de la actividad docente podrían ampliarse en función de la evolución de la epidemia, y reveló que se ha hecho una delegación expresa del Consejo de Gobierno en el consejero de Salud, Pablo Fernández, para que se puedan adoptar medidas diarias, en función del avance de la epidemia, sin que requieran de la aprobación expresa del propio Consejo de Gobierno. "No va a ser fácil contener la expansión del virus, y probablemente en los próximos días seguiremos viendo su crecimiento. De cómo lo hagamos entre todos dependerá de que seamos capaces de que la propagación no vaya a más hasta el punto que colapse nuestro sistema sanitario", zanjó Barbón.