La ciudadanía ya se prepara para afrontar el primer fin de semana completo con el estado de alarma decretado por el coronavirus. Desde su activación, ya el pasado domingo, las autoridades han tenido que hacer frente a varios incumplimientos por parte de la ciudadanía. Las personas que se salten las normas se enfrentan a penas que van de multas económicas o incluso de cárcel y la Policía ya advirtió en las últimas horas que incluso detendrá a gente que ignore la cuarentena.

En Oviedo, los agentes de la Policía Local actuaron esta mañana contra nueve personas que se saltaron a la torera la orden de permanecer en casa ante el estado de alarma y que además se resistieron de alguna u otra forma a acatar la orden de la policía.

En Gijón, por otro lado, se registró otra vez el mismo suceso de los últimos días. El mismo gijonés volvió a ser sancionado por bañarse, esta vez en la playa de Poniente (se trata del cuarto día consecutivo). El individuo ya fue trasladado al área de Psiquiatría del Hospital de Jove, pero sigue reincidiendo. En Gijón, además de este suceso repetido, ya se sobrepasa el centenar de multas diarias por saltarse el confinamiento.

Los baños en el mar no entienden de cuarentenas: multan a otro bañista en Gijón por saltarse el confinamiento

En Avilés, la Policía ha identificado a 210 personas y ha interpuesto 23 denuncias en el período que comprende las últimas 24 horas del jueves y este viernes hasta las 15.00 horas en los distintos controles realizados en la ciudad para prevenir el incumplimiento del estado de Alarma para prevenir la transmisión del Covid-19 entre la población avilesina. No obstante, la Policía no ha detenido a nadie en este mismo periodo.

El Langreo, por su parte, el balance de la jornada del jueves deja en doce los vecinos que se enfrentan a sanciones por incumplir las medias establecidas en el estado de alarma. Los agentes propondrán a la Delegación del Gobierno una multa para ellos. Durante ese día, se pidió la documentación y que explicasen el motivo por el que estaban en la calle a 340 personas.