Educación "no se plantea en absoluto" cerrar el curso este mes. Así de tajante ha contestado el Ministerio al revuelo generado en colegios e institutos de todo el país a raíz de las declaraciones que hizo hoy el consejero madrileño Enrique Ossorio. En una entrevista concedida a un medio de comunicación, el titular de Educación de la Comunidad de Madrid dijo que mañana (por la Conferencia Sectorial de Educación que se va a celebrar) se estudiará "conjuntamente" entre el Ministerio y los gobiernos autonómicos la opción de cerrar el curso en marzo. Sus palabras han desconcertado al profesorado asturiano, que sigue dando clases desde sus casas a pesar del estado de alarma decretado por el coronavirus. Mañana, efectivamente, se debatirá si se retrasa o se mantiene la fecha de fin de clases (en el caso de Asturias para el 30 de junio), pero encima de la mesa no está acortar el curso.

Según el sindicato docente ANPE, lo que sí se plantea la Ministra Isabel Celaá es prolongar el curso hasta julio, una medida que rechazan. Recuerdan que "el curso no se ha suspendido en ningún momento" a pesar de la interrupción de la actividad lectiva presencial. "El profesorado sigue trabajando, adaptando y desarrollando las programaciones a las nuevas circunstancias y el alumnado desde su domicilio sigue realizando su actividad lectiva diariamente", remarcan.

Por ello, el sindicato de profesores defiende que el curso "debe terminar el 30 de junio incluidos los exámenes como sucede todos los años". Prolongarlo a julio, añaden, supone exponer a docentes y alumnos a "las altas temperaturas que se registran en muchas comunidades autónomas".

En la reunión de mañana entre el Minsterio y las comunidades autónomas también se hablará del retraso de las pruebas de acceso a la Universidad (EBAU), para las que todavía no hay una fecha exacta, así como las evaluaciones de la LOMCE, que muchas regiones apuestas por suspender.