El día de hoy, el decimoséptimo de encierro, arrancó con una noticia que no deja de resultar muy gráfica para comprender que el coronavirus sigue causando estragos y que no respeta a nadie. El doctor Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias y portavoz del Gobierno para informar sobre la evolución de la pandemia, la persona a la que todo el mundo escuchaba a diario por la televisión en busca de avances esperanzadores, también está infectado por el virus. también está infectado por el virus.

Ante la ausencia de Simón, ahora en cuarentena, se puso ante las cámaras otra experta en emergencias sanitarias, María José Sierra, que fue la encargada de explicarles a los españoles que este maldito bicho ya ha contagiado a 85.195 compatriotas y se ha llevado por delante a 7.340 personas, 812 más en sólo 24 horas. El Ministerio de Sanidad asegura que la tasa de fallecidos ha bajado ligeramente y que el país mantiene el descenso en el ritmo de nuevos casos diagnosticados, algo que indica un cambio de tendencia. Pero lo cierto es que las cifras siguen siendo escalofriantes y que el número de contagios ya supera al de China.

Asturias tampoco es ajena a la tragedia y hoy volvió a teñirse de luto. Hay que lamentar la muerte de otras seis personas -dos menos que ayer- y el total de fallecidos a causa del coronavirus asciende ya a 55. Hasta el momento se han detectado 1.236 casos positivos y en estos momentos hay 306 personas hospitalizadas, 61 de ellas en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). La única esperanza es que del total de los afectados ya se han curado 90. El laboratorio de microbiología del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) ha procesado hasta el momento 10.476 muestras de pacientes con síntomas de la enfermedad.

Las residencias de ancianos siguen en el punto de mira y son los espacios más vulnerables. Hoy hay que sumar cuatro nuevos fallecidos dentro de este colectivo. Además, de los 160 residentes afectados ayer entre las residencias públicas y privadas se ha pasado a 169. Pero donde el aumento ha sido más acusado es en el número de trabajadores de estos centros que se han visto afectados: de los 46 de ayer se pasa a los 55 de hoy. Pero en medio de este panorama tan negro, aún hay cosas que festejar. Hoy ha sido dado de alta del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) un hombre de 95 años, residente del centro de mayores de Grado, uno de los más afectados por el COVID-19. El anciano, que permanecía ingresado desde el 18 de marzo, ha regresado de nuevo a la residencia de Grado y allí fue recibido con aplausos y alguna que otra lágrima de emoción. No es para menos.

Por otro lado, el hospital militar de campaña habilitado en el aparcamiento del HUCA es desde hoy el centro piloto del área sanitaria IV para realizar test al personal de riesgo, inicialmente el sanitario que está en sus casas por contacto estrecho con casos positivos de coronavirus.

30

Test en el hospital de campaña instalado en el HUCA

La toma de las muestras lleva apenas unos minutos y el resultado se conoce "en tres o cuatro horas". Para realizar el test, un sanitario con un equipo de protección integral (EPI) toma la muestra a la persona sin que tenga que salir de su vehículo. Además, se ha sabido que los alumnos de la Universidad de Oviedo terminarán el curso de forma telemática y que el Gobierno prohibirá los deshaucios de aquellas personas que no puedan pagar el alquiler durante seis meses. Otra noticia positiva es que en Italia, es espejo de España en cuanto a la evolución del coronavirus, se ha registrado el récord de pacientes curados en un día y una importante caída de los contagios.

Así se realizan los primeros test de coronavirus en el hospital de campaña del HUCA

Mientras tanto, millones de trabajadores españoles y asturianos se despertaron sin tener todavía muy claro si hoy tenían que ir a trabajar tras la aplicación de las nuevas medidas de confinamiento aprobadas por el Consejo de Ministros para frenar el número de contagios por coronavirus y evitar el colapso de la sanidad. Hasta pasadas las once de la noche de ayer no se conoció de manera oficial la relación de los sectores implicados, lo que provocó bastante desconcierto. Un desconcierto que seguía esta mañana en los polígonos industriales asturianos y que tiene que aclararse cuanto antes, ya que la Policía Nacional ha reconocido esta mañana que los controles van a aumentar hoy y que habrá mano dura con quienes no cumplan con las directrices establecidas.

14

Control de temperatura a trabajadores de Arcelor en Sotiello

Tampoco los estudiantes saben muy bien de qué forma acabarán el curso. La Universidad de Oviedo, por su parte, ya ha anunciado que completará el curso académico de forma no presencial. No está previsto que los alumnos vuelvan a las aulas y seguirán estudiando como hasta ahora, desde sus casas. La institución académica alcanzó un porcentaje de seguimiento de la actividad docente telemática del 85% en la primera semana de confinamiento con un comportamiento "responsable, generoso y ejemplar", tal como destacó del rector Santiago García Granda. Ante la previsión de terminar el curso en las actuales condiciones del estado de alarma, las universidades y el Ministerio han marcado una serie de medidas para evitar que "ningún estudiante vea interrumpido su desarrollo académico por el COVID-19".