Agentes de la Policía Nacional pertenecientes a la IX Unidad de Intervención Policial, dependiente de la Jefatura Superior de Policía de Asturias, detuvieron el pasado día 6 a un joven de unos 20 años por tráfico de drogas, al hallarle en poder de un kilo de hachís. Los agentes lo localizaron a bordo de un taxi en un control en la glorieta de la estación de autobuses de Oviedo.

Al preguntar al taxista de donde venía, contestó que de Lugones y que se dirigía a una céntrica calle de Oviedo, a lo que el ciudadano que estaba en el taxi comentó que iba "a ver a la novia, que la echa de menos".

Lógicamente, estas acciones no están permitidas en la situación de alarma, por lo que los agentes procedieron a proponerlo para sanción, momento en el que al realizar los controles pertinentes de seguridad, localizaron entre sus pertenencias varias tabletas precintadas de una sustancia que parecía ser hachís, por lo que, automáticamente se procedió a su detención, quedando posteriormente en libertad con cargos.

Ese mismo día, agentes pertenecientes al GOR de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana de Asturias, observaron cómo un ciudadano que se mueve a pie, los miraba de manera huidiza, por lo que los agentes decidieron preguntarle el motivo por el que encontraba fuera de su casa: Contesó: "Voy a ver a mi novia, porque la echo de menos", pero salió corriendo intentando escapar de los agentes, produciéndose una persecución a pie.

Uno de los agentes consiguió darle alcance, aunque recibió un fuerte puñetazo en la nariz y cayó al suelo. El jovencontinuó la veloz huida, siendo posteriormente alcanzado por los agentes y procediendo a su detención.

Ese mismo en día, 3 personas mas fueron detenidas por saltarse en confinamiento hasta en 8 ocasiones.