Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Metal plantea que los trabajadores en ERTE reciban formación

La patronal aboga por impulsar fusiones de talleres pequeños y reorientar los centros tecnológicos

Las principales organizaciones empresariales sectoriales de Asturias están trabajando ya en propuestas relacionadas con la salida de la crisis económica asociada al coronavirus. Femetal, presidida por Guillermo Ulacia, está pergeñando un conjunto de sugerencias que atañen a la formación de los trabajadores, a la composición del tejido productivo y

Conforme a los cálculos de Femetal, elaborados a partir de una encuesta entre las empresas, durante las últimas dos semanas el 70% de las compañías metalúrgicas asturianas mantenía la actividad, de las cuales el 60% lo hacía por debajo del 30% de capacidad y tan solo un 10% con alrededor del 80% de su potencial. El nivel medio ponderado de actividad en el sector fue del 23%. Considerando que el metal asturiano está formado en un 95% por empresas de pequeña dimensión (menos de 50 trabajadores), Femetal vislumbra un riesgo alto de mortalidad empresarial si las medidas de choque actividadas por la Administración -los ERTE por fuerza mayor y el apoyo financiero a la liquidez mediante avales públicos- no tiene continuidad.

Ulacia atisba que se tardarán en recuperar los niveles de producción y que la crisis del COVID-19 inducirá cambios estructurales en la demanda y en la oferta para los que la principal industria asturiana debe prepararse. Cambios tecnológicos (digitalización, robotización...) y en la organización de la producción (flexibilidad, trabajo equipo...) que ya antes presionaban al sector ahora serán más necesarios. Para favorecer ese proceso, el equipo de Ulacia plantea que los trabajadores afectados por expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) reciban formación en las nuevas destrezas que van a ser necesarias. El plan podría financiarse, considera la patronal, con las aportaciones que empresas y asalariados hacen para la formación continua a través de sus cotizaciones.

La atomización y reducido tamaño de muchas de las empresas asturianas del metal las hace singularmente vulnerables a un shock económico de tanta potencia como el actual. El contexto podría dar pie, considera Guillermo Ulacia, a un proceso de consolidación el sector, mediante fusiones e integraciones de pequeñas compañías para conformar otras con mayor musculatura y con una "nueva orientación estratégica", enfocadas a nuevos productos y menos dependientes de la condición frecuente de empresas auxiliares de las grandes. Esa consolidación podría estimulares con apoyos públicos y, también, con el respaldo de los centros tecnológicos de la región. Es momento, sostiene Femetal, de que tales centros de conocimiento operen como auténtico respaldo de innovación y desarrollo para las pymes asturianas del metal y su entrada en nuevos mercados. Guillermo Ulacia indica al menos dos con alto potencial para el sector asturiano: el desarrollo de las energías renovables y las nuevas tecnologías de fabricación.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats