Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

Precios por las nubes y falta de stock: así está el mercado de mascarillas

Las farmacias consideran que hasta dentro de un mes no se normalizará la adquisición de los demandados protectores

Precios por las nubes y falta de stock: así está el mercado de mascarillas

Precios por las nubes y falta de stock: así está el mercado de mascarillas

El de las mascarillas es un mercado al alza en Asturias y el resto de España, y todo parece indicar que así será durante las próximas semanas. Al menos, hasta que toda la población tenga seguro que podrá acceder a un protector para frenar los contagios del coronavirus cuando lo necesite.

Pero de momento no es así, y como todo mercado el de las mascarillas se rige por las leyes esenciales de la oferta y la demanda: cuanto más crece esta última, más se disparan los precios. Lo constatan en Cofas, el distribuidor farmacéutico mayoritario en Asturias: "La demanda ha ido en aumento y el incremento ha derivado en subida de precios que puede variar en función del tipo de mascarillas y del momento. El mercado es fluctuante".

Lo de los precios que bailan para arriba y para abajo -más bien para arriba- lo saben bien los ciudadanos que han intentado en los últimos días adquirir una: la compra online (Amazon sobre todo) y directamente en botica son las fórmulas habituales.

Las más básicas, llamadas quirúrgicas (son desechables y no protegen ante un contagio, pero sí evitan que un portador de COVID-19 lo transmita), tienen precios en farmacia que van desde los 2,5 euros a casi los 4 euros. "Depende del día y de las existencias", explican en una botica del centro de Oviedo en la que ayer colgaron un cartel en su escaparate por la mañana que al empezar la tarde tuvieron que quitar: "Hay mascarillas y geles". Y es que en pocas horas las ventas agotaron las existencias.

14

Reparto de mascarillas en Asturias

Este tipo de mascarilla fue el que ayer repartieron gratis entre la población que tiene que estar en su puesto de trabajo de forma presencial por ser su actividad esencial. Se hizo un reparto masivo que hoy continuará.

Las FFP2, otras de las habituales que se pueden comprar, son más caras. Y es que estas sí que evitan ser contagiado, al tiempo que con un buen cuidado y un uso razonable duran un tiempo considerable. Aquí, el precio siempre supera los 10 euros, sin llegar a los 20. En esa horquilla se puede realizar su compra, que será más cara o más barata dependiendo de si hay muchas o pocas.

En Cofas aseguran que el stock en Asturias se ha agotado, pero que esperan en los próximos días disponer de más tras hacer pedidos a proveedores para satisfacer la "gran demanda" existente. Una demanda que se disparó hará unos diez días, cuando en el Ministerio de Sanidad deslizaron que posiblemente el uso de protector será obligatorio una vez se levante la orden de confinamiento.

Una opción es pedirlas por Amazon, la gran plataforma de venta por internet. Hay una gran variedad, los precios no son elevados -hasta hace unos días cinco mascarillas de FFP2 salían por 34 euros en total-, pero tienen un problema: la entrega no se compromete para antes de diez días mínimo.

Por su parte, la mayoría de las farmacias han optado por abrir listas de espera, que ahora, tras el parón de Semana Santa, han empezado a descongestionarse. Algunas boticas las venden incluso sin reserva una vez cubiertas las peticiones previas y hasta agotar existencias. "Si cubrimos la lista y nos quedan, no hay ningún problema", explica una farmacéutica en Oviedo. Y cuando no hay, se vuelve a abrir una lista de espera que, aseguran, se podrá satisfacer en una semana o diez días como mucho.

Con todo, los profesionales confían en que la fiebre por la mascarilla bajará a medida que todo el mundo vea que la puede adquirir sin mayores problemas, "algo que dentro de un mes será posible".

Tan importante es llevarla como saber ponérsela

Tan importante es llevarla como saber ponérselaDe nada sirve tener una mascarilla, por muy buena que sea esta, si no se coloca bien. Algo en lo que insisten los voluntarios de Protección Civil, dedicados ayer al reparto de estos elementos protectores contra el virus por toda Asturias. Eva Madrid, por ejemplo, constató en la estación de autobuses de Oviedo que "muy pocos saben ponérsela bien, porque no se fijan". Lo mismo coincidió en señalar su compañero en Gijón, Adolfo Recuero, que también participó en el reparto de mascarillas en el primer día de vuelta parcial al trabajo.

Ambos apuntan un consejo básico para todos los usuarios de estos elementos protectores: "La parte azul hacia afuera y la parte dura hacia arriba". Hay que fijarse en esto. Y, una vez colocada, siempre con cuidado de manosearla cuanto menos mejor y nada por la parte interna, se debe ajustar a la nariz. Para quitarla, por las gomas, sin tocar el interior, y dejarla tendida para que le dé el aire si no está muy sobada, para poder utilizarla en otra ocasión.

Compartir el artículo

stats