DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

El Principado inmoviliza "antes de que se usaran" 44.000 mascarillas defectuosas

La remesa del Ministerio sí se utilizó en otras comunidades y pudo propiciar el contagio en sanitarios l Los test para sustituir a los fallidos tampoco valen

El Principado inmoviliza "antes de que se usaran" 44.000 mascarillas defectuosas

El Principado inmoviliza "antes de que se usaran" 44.000 mascarillas defectuosas

La Consejería de Salud del Principado ha inmovilizado un lote de 44.000 mascarillas de la misma marca que las que fueron retiradas días atrás por el Ministerio de Sanidad a causa de una serie de defectos que pueden haber propiciado contagios de COVID-19 entre sus usuarios, profesionales sanitarios de diversos lugares de España. Fuentes de Salud explicaron ayer a este periódico que las citadas prendas de protección "no han sido utilizadas por ningún profesional del Servicio de Salud del Principado (Sespa. La Administración regional "ha inmovilizado en sus almacenes todas las mascarillas de esta marca, independientemente del número de referencia y, en este momento, se está a la espera de la notificación del Ministerio en relación a la gestión de esta remesa", agregaron las mismas fuentes.

Siguiendo con el capítulo de productos defectuosos, ayer trascendió que el Gobierno central está tratando de recuperar el dinero que pagó por un segundo pedido fallido de 640.000 test de antígenos (pruebas rápidas) que compró a través de un distribuidor español a la empresa china Bioeasy. Según "El País", esta decisión fue adoptada tras comprobar que las pruebas con las que la compañía pretendía reemplazar a las originales, que son de antígeno pero usan un método distinto, no funcionan. Según la Consejería de Salud del Principado, estas pruebas diagnósticas no han llegado a Asturias.

También se desveló ayer que el Ministerio de Sanidad achaca el "alto contagio" de profesionales sanitarios (31.388 en España, según los últimos datos) a la "escasa" protección por el "grave" problema mundial de desabastecimiento, a lo que se suma el uso de mascarillas defectuosas, según han denunciado varias organizaciones.

En un documento técnico-científico sobre la enfermedad por coronavirus, Sanidad considera, asimismo, que en una primera fase de la pandemia de coronavirus el desconocimiento de la transmisión a partir de casos asintomáticos pudo generar casos entre sanitarios "indebidamente" protegidos, así como que el peso de la transmisión intrafamiliar y comunitaria "pudiera ser importante" también. El pasado viernes se conoció que el Ministerio había distribuido mascarillas defectuosas a las comunidades autónomas, algunas de las cuales ya están tomando medidas como el aislamiento y la realización de PCR a los profesionales que las usaron. Ese mismo día, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, admitió "problemas" con un lote, pero solo en Aragón y Cataluña.

Entidades como el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos señalaron que se trataba de una partida de mascarillas FPP2 de la empresa Garry Galaxy, proveedor del Ministerio, en envoltorio de color verde, retiradas tras haberse distribuido a las comunidades. El Consejo de Colegios Médicos ha anunciado que se personará como acusación particular en aquellos casos de contagio derivados de esta situación. Por su parte, el Consejo General de Enfermería ha calificado de "situación muy grave" y ha advertido de que los profesionales han usado estas mascarillas durante al menos 10 días pensando que estaban protegidos.

Ayer, Murcia informó de que medio millar de sanitarios están pendientes de que se les haga la prueba PCR para comprobar si se han contagiado tras usar mascarillas defectuosa enviadas por Sanidad. En la Comunidad Valenciana, cinco departamentos de salud utilizaron esas mascarillas y también se les están realizando análisis.

Compartir el artículo

stats