DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una asturiana controla para la NASA el asteroide "con mascarilla" que se acerca a Tierra

El Observatorio de Arecibo, que dirige la ovetense Noemí Pinilla-Alonso, logra una insólita imagen de 1998 OR2, la roca que pasará junto al planeta

Una asturiana controla para la NASA el asteroide "con mascarilla" que se acerca a Tierra

Una asturiana controla para la NASA el asteroide "con mascarilla" que se acerca a Tierra

El asteroide 1998 OR2 es uno de los cuerpos astronómicos catalogados como "potencialmente peligrosos" por la NASA. El 29 de abril pasará a una distancia de 6,2 millones de kilómetros de la Tierra, equivalente a 16 veces la que separa el planeta de su satélite, la Luna. A una semana de la visita de la roca, el Observatorio de Arecibo (Puerto Rico), cuya directora científica es la asturiana Noemí Alonso-Pinilla, ha logrado capturar una imagen icónica del asteroide, que en su avance perpetuo por el universo parece llevar una mascarilla como las que actualmente proliferan por el mundo, a consecuencia de la pandemia del coronavirus. Un parecido que se debe en realidad a un efecto óptico, provocado por el brillo del Sol sobre su superficie.

Aunque por su tamaño y la proximidad de su paso junto a la Tierra han llevado a catalogar el asteroide como "potencialmente peligroso", los astrónonomos descartan un eventual impacto que, de producirse, sería catastrófico. El 1998 OR2 es una roca de unos cuatro kilómetros de largo por algo menos de dos de ancho, que se desplaza por el cosmos a una velocidad de 8,69 kilómetros por segundo.

"El observatorio de Arecibo aloja el sistema de radar más potente y sensible en el mundo lo cual le convierte en una herramienta sin igual para el estudio de asteroides, sobre todo los cercanos a la tierra", explica Pinilla-Alonso. "E equipo de radar de Arecibo", continúa la científica asturiana, "dedica gran esfuerzo a hacer seguimiento de los denominados asteroides potencialmente peligrosos o PHA (de sus siglas en inglés) gracias a ello conocemos su tamaño y órbita y podemos seguirlos de forma más precisa en sucesivos acercamientos. Por ello, este telescopio es uno colaborador regular de la oficina de coordinación de defensa planetaria de la NASA."

Los astrónomos llevan años estudiando la órbita de 1998 OR2 y descartan una colisión presente o futura, ya que el asteroide volvera a visitas las inmediaciones de nuestro planeta en las próximas décadas. Su paso, eso sí, es una valiosa oportunidad para que los científicos profundicen en el estudio de estos cuerpos celestes. Fruto del trabajo del equipo de Areciba es esta imagen en la que la roca se asemeja a una mascarilla, similar a la que los astrónomos llevan, dentro y fuera del observatorio, por la pandemia del coronarivus.

Compartir el artículo

stats