Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sesenta ingresados menos que hace una semana, pero las muertes no bajan

Sanidad comienza el lunes a realizar test rápidos en 960 hogares de Asturias para un estudio que dará resultados en dos meses

Material de protección y personal sanitario en la UCI polivalente del HUCA. IRMA COLLÍN

La cifra de hospitalizados por COVID-19 sigue cayendo en Asturias, pero el ritmo de muertes continúa siendo elevado: ayer 12 más, uno de los balances diarios más negativos de todo el proceso pandémico, que sitúa el global de víctimas mortales en 223. Esto supone una letalidad del 9,1 por ciento sobre el número de infectados que han sido diagnosticados (2.453). A falta de una interpretación más fina, resulta llamativa la proximidad entre la elevada cifra de muertos y la baja de nuevos infectados (ayer, 34).

Según los datos de la Consejería de Salud del Principado, ayer estaban hospitalizados 315 pacientes en planta y 53 en unidades de cuidados intensivos (UCI). En total, 368, lo que significa 60 menos que una semana antes, cuando eran, respectivamente, 367 y 61. La evolución de este apartado es favorable, pese a lo cual la Consejería persiste en su intención de abrir el hospital de campaña montado en la Feria de Muestras de Gijón, que sobre el papel se destinará principalmente a ancianos que viven en residencias geriátricas, están infectados por coronavirus y presentan síntomas leves.

Ayer, en las residencias de mayores de la región se registraron seis fallecimientos: dos ya han sido confirmados por COVID-19 y los otros cuatro están pendientes de los resultados de los test. En total, el número de fallecidos en estos centros asciende a 127. Las personas contagiadas, entre residentes y personal, suman 785 desde el inicio de la pandemia.

En Gijón, el Hospital de Cabueñes suma solo 271 pacientes ingresados, de ellos, 31 diagnosticados con coronavirusAyer había cinco infectados en la UCI. Tras haberse recuperado la segunda planta del ala par, que ya no está aislada para enfermos del virus, la capacidad del hospital gijonés es más amplia, así que ha podido librarse, de momento, de las camas supletorias.

Por otra parte, la gran prueba de ámbito nacional para conocer el nivel de inmunidad de la población española frente al COVID-19 comenzará el próximo lunes y será realizado en 960 hogares de Asturias en los que se practicará el test de anticuerpos (la prueba rápida) a 2.400 personas. En total, el estudio dispondrá de una muestra de 60.000 hogares en todo el país. Los resultados no se conocerán hasta dentro de dos meses.

El Gobierno de Castilla y León ha anunciado que estudia extender el test de seroprevalencia a más población con el fin de tener datos más fidedignos. En Asturias no será así, según indicó ayer la Consejería de Salud. ¿A quién se analizará en el Principado? Según el titular de Salud, Pablo Fernández Muñiz, a los habitantes de 72 domicilios de municipios de menos de 5.000 habitantes; 216 domicilios en concejos de entre 5.000 y 20.000 habitantes; 216 en municipios de 20.000 a 100.000 habitantes; y 456 viviendas en concejos de más de 100.000 habitantes.

Compartir el artículo

stats