La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La EBAU de la "incertidumbre": "Queremos pautas precisas"

Profesores y alumnos se quejan de que no saben cómo va a ser la selectividad a dos meses de que empiece en la región

La EBAU de la "incertidumbre": "Queremos pautas precisas"

- ¿Cómo están los chavales?

-Los pobres están muy nerviosos, con mucha incertidumbre.

Más de 4.000 bachilleres se enfrentarán en poco más de dos meses -la convocatoria ordinaria se celebra del 30 de junio al 2 de julio- a la prueba de acceso a la Universidad, la llamada EBAU. Y no están nerviosos solo porque de ella dependa su futuro, sino porque a estas alturas no saben ni siquiera cómo va a ser. "No nos dan pautas claras. Lo que sabemos, lo sabemos por los medios de comunicación. Nadie les da certezas", lamentan los profesores de 2º de Bachillerato. Ayer la Consejería de Educación y la Universidad de Oviedo despejaron algunas dudas: el modelo de examen no cambiará "en nada" con respecto al de años anteriores, solo incluirá "mayor opcionalidad" de preguntas.

"La incertidumbre es total. No hemos recibido ninguna información oficial por parte de la Universidad. Nosotros intentamos animar a los alumnos y tirar para adelante", sostiene César Suárez, profesor de Inglés en 2º de Bachillerato y director del instituto Montevil de Gijón. Por la misma situación está pasando Pelayo Martínez, docente de Francés en el instituto de Llanes: "Donde ya de por sí los estudiantes están nerviosos por la EBAU, este año pasa esto... Uno de nuestros principales cometidos es tranquilizarles y animarles". Pero hasta ellos están perdidos. Martínez pide a los organizadores "que nos den pautas claras", porque "no hay ninguna comunicación oficial".

Rafael Fernández, que es profesor de Filosofía y Geografía, además de tutor de la clase de Letras de 2º de Bachillerato en el colegio Montedeva de Gijón, dice que los jóvenes están psicológicamente afectados. "Estaban confiados de que éste iba a ser el verano de su vida. Y de pronto esa previsión se viene abajo", cuenta. Fernández afirma que tanto docentes como alumnos viven "en una especie de indefinición", puesto que "no sabemos exactamente cómo va a ser la prueba". "Ahora por lo menos hay un calendario, pero los coordinadores de las asignaturas no se han puesto en contacto con nosotros", apunta.

Dado que la pandemia obligó a retrasar las fechas de la EBAU, Educación modificó esta semana el calendario, fijando las clases de preparación de la selectividad entre el 5 y el 23 de junio. "Hay un estado de nerviosismo importante, sobre todo, entre aquellos alumnos que necesitan una nota alta para entrar en una carrera. Necesitamos saber rápido lo que va a pasar. Queremos instrucciones claras", manifiesta Jesús Sánchez, profesor de Química en dos grupos de 2º de Bachillerato y jefe de departamento en el instituto Santa Bárbara, en Langreo.

¿Y qué dicen los propios chavales? Maeba Gutiérrez, alumna del instituto Virgen de la Luz, en Avilés, habla de "incertidumbre total". "Se han limitado a decir que aumentarán la opcionalidad. El problema, y lo más vergonzoso desde mi punto de vista, es que la Ministra dijo que podremos escoger entre bloque A y bloque B, cuando eso ya existía. Esto nos hace pensar y preguntarnos si la Ministra sabe cómo hacemos la selectividad", comenta. La joven también se queja de que en algunos centros continúan los problemas tecnológicos, con "páginas que no funcionan".

Pablo del Rivero, del instituto Los Campos, en Corvera, cree que "la falta de una resolución clara de cómo va a ser la prueba es un punto negativo". El estudiante corverano pone el foco también en la desigualdad. "Los centros públicos están buscando soluciones por su cuenta, pero sigue habiendo gente sin micro, sin cámara, sin buena conexión, sin buenos dispositivos... Y como es lógico, se complica el doble la materia cuando no se puede dar clase igual. Creo que la desventaja es clara, y no es justo para los profesores que se están esforzando mucho", concluye.

Compartir el artículo

stats