Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los geriátricos dejarán llevar a casa a los mayores a partir de la semana que viene

La medida se aplicará a quienes den negativo en el PCR y las familias que lo soliciten deberán firmar una declaración responsable para su cuidado

Militares preparados para labores de desinfección en la residencia geriátrica de El Nodo, en Avilés. MARA VILLAMUZA

Las residencias geriátricas asturianas, públicas y privadas, dejarán a partir de la semana que viene que las familias que lo soliciten puedan llevar a sus mayores a casa, eso sí, en régimen de aislamiento. La Consejería de Derechos Sociales y Bienestar pone en marcha así un particular proceso de desescalada, para el que ultima un protocolo por el que se permitirá salir de los geriátricos a todos los residentes que den negativo en las pruebas PCR y cuyos familiares suscriban una declaración responsable según la cual se comprometen a seguir las instrucciones que fijen los servicios de Epidemiología.

Los geriátricos de Establecimientos Residenciales de Ancianos del Principado (ERA) ofrecieron a las familias al inicio del confinamiento la posibilidad de que pudieran llevar a sus familiares a casa. Solo 29 lo solicitaron. Pero las consultas se incrementaron cuando se empezaron a disparar los contagios en los centros residenciales. La respuesta de la Consejería de Derechos Sociales y Bienestar fue una negativa rotunda, mientras dividían los geriátricos por sectores, además de al personal sanitario, y medicalizaban e intervenían las residencias para intentar controlar los contagios.

Los últimos datos de contagios y de fallecimientos -más del 80 por ciento en hospitales- permiten ir abriendo la mano, pero con "extrema cautela y control", para evitar rebrotes, indicaron las fuentes consultadas. De ahí que se elabore un protocolo que permita a las familias llevar a casa a sus mayores.

La última cifra de contagiados entre residentes y profesionales, tanto en centros públicos como privados, ascendía ayer a 814, lo que supone 21 más que el día anterior. Pero el número de casos activos descendió en 15, al pasar de 368 a 353. En el caso de las personas contagiadas y recuperadas en los geriátricos asturianos se pasó en un solo día de 279 a 325, lo que significa 46 recuperaciones más.

El dato negativo es el de los fallecimientos, que ayer sumaron 3 más, hasta los 136 (uno está pendiente del resultado del test) desde que empezaran los registros de la pandemia.

"En esta Consejería, detrás de cada decisión hay personas y en esta situación, como en otras, nos ponemos en la piel de las familias y de los hombres y mujeres que viven en las residencias. Por eso, y con el objetivo de dar respuesta a la inquietud y preocupación que nos han transmitido, hemos dado pasos para facilitar que esta medida se ponga en marcha".

El protocolo que se está ultimando establece que la familia que lo desee puede solicitar llevarse al residente a casa. Como se están realizando los test de COVID-19 en todos los geriátricos del Principado, tanto a los ancianos como a los profesionales, el primer requisito a cumplir es que haya dado negativo. A partir de ahí, se expondrá al solicitante la situación en la que se encuentra tanto su familiar como la residencia: si ha habido casos de contagios, cuántos, si se han producido traslados, si hubo fallecimientos... En definitiva, la situación real del centro y del residente para realizar una valoración real.

Si la familia mantiene la solicitud de llevarse a su familiar, tendrá que suscribir una declaración responsable haciéndose cargo del residente y comprometiéndose a informar a las autoridades sanitarias de cualquier cambio en la salud de esa persona o en su entorno.

Compartir el artículo

stats