Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

El corazón del 112, blindado al coronavirus

El uso de mascarilla, la toma de temperatura y la desinfección diaria, obligatorios en la sala de mando de La Morgal

17

Adrián Barbón visita las instalaciones del 112 en Asturias

Las instalaciones de los servicios de emergencia de Asturias son un búnker frente al coronavirus. Tanto, que incluso el presidente del Principado tuvo que ponerse por primera vez una mascarilla, justo al cumplirse 42 días de confinamiento en estado de alarma, en su visita el pasado sábado: "Tengo que cumplir el estricto protocolo del 112", esgrimió Adrián Barbón para justificar una protección imprescindible para acceder a la sala que gestiona todas las emergencias de Asturias, punto estratégico en la crisis sanitaria.

Todo el personal trabaja con mascarilla, se somete a diario al control de temperatura, y el turno de la noche lo hace en una sala "espejo", habilitada en otro edificio próximo, para proceder mientras a la desinfección de la principal. Desde la aplicación de este "estricto protocolo" no se ha registrado ningún caso en la treintena de personas del puesto de mando del 112, blindado a prueba de coronavirus. Sí ha habido positivos, aunque no muchos, entre los Bomberos con base en La Morgal. Barbón cumplió con "una visita pendiente" al Servicio de Emergencias del Principado (SEPA), para "agradecer" el esfuerzo de toda la plantilla. Si no se hubiera colocado la mascarilla, o hubiera tenido fiebre cuando le tomaron la temperatura a la puerta, no habría podido entrar para conocer in situ la labor de coordinación que se realiza desde La Morgal para evitar la propagación del coronavirus.

El 112 ha recibido 107.767 llamadas desde el estallido de la pandemia, de las que 46.812 fueron estrictamente sanitarias y relacionadas con COVID-19, lo que supone una media diaria de más de 2.700 consultas cuando lo habitual suelen ser unas 1.800. Además, los bomberos han realizado 48 actuaciones de limpieza en hospitales, centros de salud y residencias de personas mayores y albergues, según comentó el gerente del SEPA, Óscar Rodríguez.

Compartir el artículo

stats