Una "desescalada exprés" en las zonas rurales que permanecen "libres de contagios" o donde han sido "testimoniales", la prórroga de los expedientes temporales de empleo en la hostelería y el comercio minorista, y la rebaja de la burocracia para acceder a créditos con aval del Gobierno serán las tres propuestas principales que el Principado planteará en las próximas horas al Ejecutivo de Pedro Sánchez, según anunció ayer el vicepresidente asturiano, Juan Cofiño. La idea es que las comarcas, áreas de salud o territorios (aún por definir) en las que el coronavirus no ha tenido incidencia puedan acceder ya a fases más avanzadas de la "desescalada y que así alcancen "más rápido la plena normalidad".

Las zonas rurales para las que se pedirá un trato especial, no obstante, tendrán que cumplir los criterios epidemiológicos que exige el Gobierno central (bajo contagios y sistema sanitario preparado para cualquier eventualidad), y deberá asegurarse su "aislamiento", resaltó Cofiño, quien se mostró partidario de afrontar el "esfuerzo" que supone una gestión asimétrica o en "dos velocidades" del desconfinamiento. Porque, en su opinión, sería "hasta justo en término sociales" que ahora se vieran "beneficiadas" las zonas que históricamente han permanecido "aisladas y mal comunicadas".

Son 18 los concejos en los que no se ha registrado ningún caso de coronavirus: Caravia, Degaña, Grandas de Salime, Illano, Peñamellera Baja, Pesoz, Proaza, Riosa, San Tirso de Abres, San Martín de Oscos, Santa Eulalia de Oscos, Santo Adriano, Sobrescobio, Soto del Barco, Taramundi Villanueva de Oscos, Villayón y Yernes y Tameza. Además, solo se ha registrado un caso en 21 municipios, y en otros 15 no se han alcanzado los diez contagiados. Aunque Cofiño señaló que aún están sin dibujar las zonas en la que se pretende acelerar la desescalada, todo indica que serán esos concejos los que, si el Gobierno central acepta la propuesta, podrían pasar directamente a la fase 1 del desconfinamiento, en la que se permitirá abrir la hostelería, las tiendas y las terrazas, y que en el resto de la región llegará el próximo día 11.

Cofiño avanzó que el comité asturiano de expertos "para la vuelta a la normalidad", integrado por once especialistas de diferentes áreas definirá la propuesta concreta para la desescalada en Asturias en las próximas horas. Calificó de "positivo y adecuado" el plan del Gobierno central, aunque defendió medidas concretas que atiendan las "singularidades de Asturias" y que "mejoren" el texto estatal. Puso como ejemplo deportes muy arraigados en la región, con el surf o el piragüismo, para los que el Principado pedirá un trato especial que permita su práctica. El "número dos" del Gobierno del Principado avanzó que Asturias solicitará también la prórroga de la regulación del empleo, de forma total o parcial, en la hostelería ("hay que mimarla", dijo Cofiño) y el comercio minorista, con el objetivo de que puedan mantener los ERTE, aunque abran al público, si las restricciones impuestas, un tercio total del aforo y solo en las terrazas en el caso de bares y restaurantes, implican "ausencia de rentabilidad". El Principado reclamará eliminar trámites para conseguir créditos ICO, pues la actual tramitación "farragosa" hace que no estén llegando "en tiempo y forma" a los destinatarios. Asturias pedirá asimismo al Gobierno que reflexione sobre la prohibición de la movilidad entre localidades situadas en los límites provinciales, como Vegadeo y Ribadeo (Galicia) o Bustio y Unquera (Cantabria), entre los que existe históricamente "una relación continua.

Cofiño, explicó ayer que los factores que se tienen en cuenta para ir avanzando en las distintas fases de desconfinamiento son los epidemiológicos y la capacidad de respuesta del dispositivo sanitario, aunque cada uno de ellos tienen sus detalles específicos.

Cofiño calificó de "magnífico" el dispositivo sanitario de Asturias y su capacidad de respuesta. En cuanto a los datos epidemiológicos, afirmó que la región "está entre los primeros del pelotón en cada uno de los marcadores", con lo que el Principado se encuentra en una "buena situación" para iniciar la desescalada del desconfinamiento.

Y es que Asturias es una de las siete comunidades autónomas que, según datos de los últimos días, tienen al coronavirus bajo control y cumplen con los requisitos exigidos por el Gobierno central para iniciar el desconfinamiento.

El Principado no sólo puede certificar que tiene medios sanitarios suficientes para hacer frente a un nuevo brote, sino que hace días que notifica menos de dos casos por cada 100.000 habitantes, lo que indica que el virus ya está prácticamente bajo control. Junto a Asturias, las otras comunidades autónomas que cumplen con los requisitos exigidos por el Gobierno son: Andalucía, Canarias, Baleares, Comunidad Valenciana, Extremadura y Murcia.