Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

El rastreo arranca el lunes: se harán test a todos los sintomáticos aislados en sus casas

El cambio de protocolo da un límite de 24 horas para realizar la prueba y crea un equipo encargado de localizar y vigilar a los contactos de positivos

Un técnico realiza una prueba PCR.

La Consejería de Salud empezará a realizar este próximo lunes pruebas diagnósticas a todos los asturianos que muestren síntomas claros y compatibles con coronavirusy que hasta ahora, por protocolo, se mantenían aislados en sus casas y vigilados por equipos de atención primaria al no precisar de cuidados hospitalarios.

Este cambio de protocolo, que coincidirá con el inicio de la fase 1 de la desescalada en el Principado, incluirá también el rastreo de los contactos estrechos de los pacientes que den positivo. Estos últimos tendrán que cumplir cuarentena y serán citados a la prueba solo si empiezan a mostrar también síntomas. La intención es que todas las PCR se realicen en un plazo de 24 horas.

El cambio supone un paso adelante en la detección de la covid-19 en Asturias, pero mantiene la misma línea. Hasta el momento, los esfuerzos se habían centrado en el diagnóstico de casos graves, para garantizar su aislamiento en el hospital, y de perfiles que suponían un alto riesgo de contagio, como los ancianos institucionalizados en residencias y el personal sanitario y sociosanitario.

Superada ya en parte esta fase, Salud se ve capacitada para dar una respuesta firme a los asturianos enfermos que llaman al 112 o a su centro de salud manifestando síntomas típicos del virus. Hasta ahora, si estaban leves, se quedaban aislados en casa por previsión, vigilados por equipos de atención primaria, y no llegaban a tener un diagnóstico firme. Eran los llamados "casos posibles", una figura que a partir del lunes se elimina para crear la de "casos sospechosos". Es similar, siguen siendo pacientes con síntomas compatibles con el virus y que al estar leves se quedan aislados en su casa, pero ahora se podrán separar los positivos de las falsas alarmas.

La principal ventaja será poder poner sobre aviso al entorno cercano del contagiado. Este "rastreo" de contactos estrechos -en general son familiares y parejas, porque tienen que haber estado a menos de dos metros y durante más de un cuarto de hora en los días previos- también es un paso adelante. Hasta ahora, a los casos posibles se les pedía avisar a sus allegados para que tomasen precauciones, pero a partir del día 11 los que hayan estado cerca de positivos serán vigilados por un equipo específico que les acompañará telefónicamente. Así, si estos contactos acaban mostrando síntomas claros de covid-19 (y se vuelven, por tanto, casos sospechosos), serán también sometidos a la PCR en 24 horas.

Por calcular el alcance de la medida, según el Observatorio de Salud en Asturias la región acumula desde el pasado 1 de marzo un total de 11.555 casos posibles, probables y confirmados. Son 6.789 mujeres y 4.766 hombres. En las últimas dos semanas, cuando ya empezó a notarse la bajada de incidencia, se detectaron 1.700 nuevos casos posibles en la región.

Compartir el artículo

stats