Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sector de la flor cortada, ejemplo de resistencia, prepara la vuelta

Son pocos, pero ejemplares. Lo han demostrado en estas semanas de confinamiento, cortando toneladas de flores para tirar, y cuidando los invernaderos, sin ganancias y con pérdidas. El sector de la flor lo conforma en Asturias un reducido número de profesionales, con lo que habilitar ayudas para paliar las pérdidas no supondría un desembolso muy elevado. Sinaita González, en Piñera (Navia), ha mantenido a sus dos empleados, "no puedo prescindir de ellos porque esto no es como una tienda que guarda la mercancía", asegura. Ramón Fernández Menéndez, de San Jorge de Heres Gozón, y su esposa, Begoña Suárez, venden a Funeraria Gijonesa y a floristerías de Luanco. Han tenido que tirar mucha mercancía y ahora esperan que las cosas mejoren. Eduardo Llosa y su mujer, Vidaflor García, de San Justo, Villaviciosa, han descubierto la venta online, con buenos resultados.

Compartir el artículo

stats