Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PAULA MARÍN | PSICÓLOGA ESPECIALIZADA EN TRAUMAS

"Las víctimas de abusos no lo cuentan cuando quieren, sino cuando pueden"

"Nadie piensa que en su casa pueda pasar algo así, pero les sucede a una de cada cuatro niñas y a uno de cada siete niños"

Paula Marín.

Paula Marín. REPRODUCCIÓN DE D. Á.

La psicóloga Paula Marín, con una clínica en Avilés y formada en terapia cognitivoconductual, es experta en traumas y colabora con varias asociaciones. Hace años se percató de que muchas de las patologías de los pacientes que atendía no tenían su raíz en el presente, sino que estaban conectadas con sucesos de la infancia como los abusos sexuales. Eso le hizo interesarse por estos episodios y traumas infantiles y ahora contempla la llegada de la nueva legislación de protección a los niños y adolescentes, presentada esta semana por el Gobierno, como una oportunidad para dar visibilidad a ese problema y atajarlo desde el ámbito educativo.

-¿Cómo valora la ley integral de Protección a la Infancia y a la Adolescencia?

-Llega tardísimo, pero al menos llega. El abuso sexual infantil ha sido un tema tabú siempre y lo sigue siendo. En la familia, que es donde se produce la mayoría de los casos, es tabú porque creer a los niños significaría romper la unidad familiar y esto hace un daño devastador al niño, porque al abuso sexual se suma el no sentirse querido, protegido ni a salvo.

-¿Qué supondrá está ley para las víctimas?

-Alivio, comprensión y entendimiento. Ver que no están solas, que hay alguien que las escucha, que esto ha dejado de ser un secreto. Y para las futuras víctimas, el poder reparar a tiempo lo que les pueda pasar.

-¿A qué escenario judicial y social se enfrentaban las víctimas hasta ahora?

-Para empezar no se las creía, se las cuestionaba, tenían que contarlo mil veces en varios organismos? Ahora, con esta ley, lo contarán solo una vez, por lo que se deja de "retraumatizar" a la víctima. Tener que contarlo tantas veces provoca que la víctima se sienta juzgada todo el rato, aparte es un tema que da mucha vergüenza y genera culpa. Además, la falta de credibilidad a los menores ha hecho que la mayoría de las denuncias se hayan archivado y se dan casos en los que un menor sufre abusos de su padre y éste tiene la custodia compartida. Así que, la falta de compresión, de apoyo, de cariño y amor, lo más probable es que dejen al menor unas secuelas psicológicas de por vida.

-Las asociaciones piden que el delito no prescriba, pero en esta ley se recoge que la prescripción empiece a contar desde que la víctima cumple los treinta años.

-Las víctimas de abusos sexuales infantiles no lo cuentan cuando quieren, lo cuentan cuando pueden, cuando están preparadas. Se sienten culpables, sienten vergüenza, es algo muy duro de contar y tienen miedo de cómo van a reaccionar los demás y también de decirlo en voz alta, porque eso es ver cómo se hace verdad. Tengo clarísimo que si deja de ser tabú y los supervivientes empiezan a contar, habrá mucha gente que hablará. Cuando alguien denuncia, de repente, sale más gente porque ya no se sienten solos y son capaces de verbalizar lo que les está pasando. A día de hoy, el hecho de que el delito prescriba hace que muchas víctimas no tengan esa reparación del daño.

-Se establece la obligación de denunciar por parte de las familias...

-A veces llegan denuncias de madres que se pueden dar cuenta de que algo está pasando. En este sentido es importante educar a padres y madres para detectarlo, porque muchos niños no lo van a contar, pero igual empiezan a requerir más atención, vuelven a etapas anteriores, tienen cambios de conducta repentinos, miedo a los adultos. Hay sintomatología que puede mostrar que algo está pasando y con la educación necesaria es más fácil que un familiar llegue a denunciar. Nadie va a pensar que en su casa pueda estar pasando algo así, no entra en la cabeza, pero le pasa a una de cada cuatro niñas y a uno de cada siete niños. El sentimiento en los niños abusados de que alguien lo pudo evitar y no lo hizo, duele muchísimo.

-¿Esta ley servirá para concienciar y visibilizar?

-Creo que sí. Las medidas son bastante adecuadas y deben ponerse en práctica ya, en el ámbito judicial, educativo o familiar. Intervenir a tiempo es básico y si queremos una sociedad sana debemos prestar atención a nuestros niños.

Compartir el artículo

stats