Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Facebook trata de frenar el boicot

Zuckerberg se reúne con grupos de defensa de derechos sociales y anuncia cambios para recuperar a los anunciantes

Mark Zuckerberg.

Mark Zuckerberg. REUTERS

Mark Zuckerberg se reunirá a partir de mañana con activistas y representantes de diferentes grupos estadounidenses de defensa de los derechos civiles, en un intento de frenar el boicot de anunciantes contra Facebook por la política de la red social de no limitar los contenidos que incitan al odio.

Entre las empresas que han secundado el boicot, que durará todo este mes, destacan firmas como Coca-Cola, Pepsi, Honda, Verizon, Starbucks Coffee o Sony, que ha retirado todas sus campañas asociadas a las consolas PlayStation, justo después de presentar el nuevo modelo, la esperada PS5.

Pese al calado de las empresas que se han sumado al boicot, la cuenta de beneficios de Facebook no se verá especialmente afectada. Aunque la publicidad es la fuente principal de ingresos de la compañía, el grueso de su cartera de clientes está formado por pequeñas y medianas empresas, que pueden afinar el target de sus campañas gracias a los datos que la red social aglutina de sus usuarios.

En cifras: Facebook ingresó alrededor de unos 69.000 millones de dólares en publicidad en 2019 (61.300 millones de euros, al cambio actual), pero de esta cantidad solo un 6% procede de sus 100 principales anunciantes. El resto, un jugoso 94%, lo aporta el resto de su interminable cartera de clientes.

Aunque la cuenta de beneficios de Facebook no ser verá afectada por el boicot, la decisión de los grandes anunciantes sí que está haciendo un daño considerable a la compañía. No tanto económico (aunque las acciones de la red social cayeron más de un 8% el día que se anunció el boicot) como de imagen, ya que el peso específico de estas marcas podría tener consecuencias a largo plazo. Por eso, y ante la continua sangría de anunciantes, Mark Zuckerberg, el CEO y fundador de Facebook, ha tenido que salir a la palestra, aceptando reunirse con colectivos de defensa de los derechos humanos.

Además, Zuckerberg anunció que la compañía aplicará una nueva política para eliminar contenidos discriminatorios. Una medida que se une a los cambios a la hora de regular la publicidad política cara a las elecciones presidenciales de noviembre en Estados Unidos, las que decidirán si Donald Trump, todo un maestro a la hora de usar el discurso del odio, sigue cuatro años más en la Casa Blanca.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats