Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Principado reinventa Laboral Centro de Arte para que absorba ayudas jacobeas

El equipamiento gijonés impulsará actos de promoción del Camino de Santiago en el año santo 2021, a cambio de grandes beneficios fiscales

Laboral Centro de Arte.

Laboral Centro de Arte. ÁNGEL GONZÁLEZ

¿Qué tienen que ver el arte contemporáneo y la creación industrial con la defensa del patrimonio vinculado al Camino de Santiago? A juicio del Principado, todo. La Fundación Laboral Centro de Arte y Creación Industrial, un organismo intervenido por completo por la Consejería de Cultura, Política Llingüística y Turismo, ha aprobado una profunda revisión de los estatutos de la entidad que gestiona Laboral Centro de Arte para que se convierta en un gestor preferente de actividades de acontecimientos declarados de excepcional interés público. Una reinvención en toda regla del centro gijonés cuya finalidad es beneficiarse del programa estatal de incentivos fiscales vinculados al próximo año jacobeo, que se celebra en 2021.

La Consejería de Cultura había avanzado meses atrás su intención de habilitar a Laboral Centro de Arte para que pudiese ampliar su rango de actuación. Pero la reforma de los estatutos, que acaba de ser publicada en el Boletín Oficial del Principado (BOPA) va más allá de los que se esperaba y apunta a una enmienda encubierta a lo que ha sido Laboral Centro de Arte en los últimos quince años. El ente que sale de esta revisión estatuaria es otra cosa.

La primera modificación sustancial en la naturaleza de Laboral Centro de Arte se refiere a los fines de la fundación. Es en ese apartado en el que se incluye como objeto del organismo, además de la "promoción y difusión del arte y la creación industrial", la "promoción cultural, la difusión y la protección patrimonial relacionadas con acontecimientos de excepcional interés público vinculados con la cultura asturiana, y con bienes y lugares patrimoniales existentes en Asturias, caso del Camino de Santiago".

El vínculo con la ruta jacobea se explica por la celebración del Año Santo en 2021, declarada actividad de excepcional interés público. En ese marco, Laboral Centro de Arte impulsará actividades de todo tipo relacionadas con el Camino de Santiago, impulsará campañas publicitarias, editará material gráfico y audiovisual que sirva de soporte, y fomentará "la investigación vinculada a bienes patrimoniales" vinculadas al acto, incluyendo la organización de seminarios y congresos y la promoción de nuevos trabajos de investigación. Aunque en teoría el Centro de Arte estaría habilitado para participar en otros acontecimientos de excepcional interés público, en los estatutos queda de manifiesto que el objetivo primordial es el "Xacobeo 21" y los siguientes "Años Santos": solo en el artículo 6 de los estatutos, el que recoge los fines de la fundación, se repite hasta en nueve ocasiones "Camino de Santiago".

Esta remodelación estatuaria permitirá a Laboral Centro de Arte acceder a nuevas fuentes de financiación. Las celebraciones que consigan la catalogación de "Acontecimientos de excepcional interés público" tienen asociado un jugoso paquete de incentivos fiscales que, según precisa el ministerio en su web, se persigue "fomentan la participación privada en las actividades y favorecen la difusión de las conmemoraciones culturales".

Entre estos incentivos fiscales, se incluyen deducciones del 15% en los gastos de publicidad y propaganda para la promoción del acontecimiento, incluyendo los gastos del Impuesto de Sociedades y del IRPF. Pero además, las donaciones vinculadas a la entidad que organiza estas actividades de promoción disfrutan de unas deducciones fiscales que puede alcanzar el 90%.

Dicho de otra manera: con esta habilitación, Laboral Centro de Arte y Creación Industrial, una entidad cuya deuda se estima en torno al millón y medio de euros, tiene una ventana adicional para ingresar cuantiosas ayudas públicas y donaciones privadas, alimentadas por importantes incentivos fiscales.

Los remozados estatutos de la Fundación La Laboral Centro de Arte y Creación Industrial se conectan con un convenio, firmado a finales de julio entre la Consejería de Cultural, Política Llingüística y Turismo del Principado de Asturias para dotar a la fundación de "capacidad para ejecutar la programación cultural del Xacobeo 21, según los planes consensuados a nivel nacional por el Consejo Jacobeo".

La firma del convenio encierra una particularidad: las dos partes, Consejería y Fundación, tienen al frente a las mismas personas. Berta Piñán, Consejera de Cultura, Política Llingüística y Turismo del Principado, es asimismo la presidenta del Patronato de la Fundación, cuyo vicepresidente es Pablo León Gasalla, director general de Cultura y Patrimonio del Principado.

Por si esto fuera poco, el artículo 18 de los estatutos de la Fundación La Laboral Centro de Arte y Creación Industrial ha sido modificado para dar un control total al Principado: "Los vocales en el Patronato que representen al Gobierno del Principado de Asturias dispondrán de un único voto mancomunado, equivalente a un 72% del total de votos que integren el Patronato". El resto se reparte entre el Ayuntamiento de Gijón (cuyos votos equivalen al 24% del total) y los demás patronos, que independientemente de su número o peso en el presupuesto de la entidad solo aglutinarán un 4%.

Cuando se fundó el Centro de Arte, el Principado apenas contaba con un tercio de los votos del Patronato. Ahora, la fundación pasa de facto a ser un organismo dependiente por completo de la Consejería de Cultura. Esta modificación, en todo caso, fue diseñada antes de la llegada del actual Gobierno autonómico: fue el anterior viceconsejero de Cultura, Vicente Domínguez, el que planteó una modificación estatuaria para dar el control de la fundación al Principado, ya en enero de 2019.

Entre las diversas dudas que plantea esta modificación estatuaria, está la relativa a la plantilla actual de Laboral Centro de Arte. La diversidad de las actividades que tendrán que asumir en adelante plantea dudas sobre la configuración de la plantilla, formada en la actualidad por nueve personas, y que cuenta con la singularidad de tener dos contratos de alta dirección: el de su directora gerente, Lucía García y el de la directora de actividades, Karin Ohlenschläger.

Este periódico remitió ayer a Berta Piñán y Pablo León la pregunta de si se planteaba una modificación de la plantilla de Laboral Centro de Arte para hacer frente a las nuevas funciones. La respuesta: "Desde la Consejería no se considera hacer valoraciones sobre cuestiones que en todo caso son competencia del Patronato de la Fundación". Piñán y León son, respectivamente, presidenta y vicepresidente de un Patronato que está, de facto, intervenido por la Consejería de Cultura.

La renovación de los estatutos de la Fundación La Laboral Centro de Arte y Creación Industrial supone, en cualquier caso, una enmienda a la gestión de los anteriores gobiernos y un síntoma más del nuevo rumbo que Berta Piñán trata de dar al controvertido equipamiento gijonés. La consejera, de hecho, ya dio un primer paso durante la pandemia, cuando avanzó que el centro acogería una Oficina de Proyectos Culturales cuya finalidad sería asesorar y buscar financiación a los proyectos de artistas asturianos. La receta para "abrir Laboral Centro de Arte a la gente", como Piñán prometió en la Junta General del Principado. Otra cosa es saber cómo conjugarán arte contemporáneo y creación industrial con la promoción y defensa del Camino de Santiago y su patrimonio, y también hasta qué punto es apropiado que la estrategia del Principado en torno al "Año Santo" se ejecute desde un equipamiento localizado en una ciudad que no forma parte del Camino Primitivo.

Compartir el artículo

stats