Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ANA MARÍA FERNÁNDEZ | CATEDRÁTICA DE HISTORIA DEL ARTE, DARÁ HOY UNA CHARLA EN EL FRANCO

"Es una pena que en Asturias no tengamos una escultura urbana de Chirino"

"La obra de este artista canario, en hierro forjado, habría encajado perfectamente en el Occidente, tierra de mazos"

Ana María Fernández.

Ana María Fernández.

El colectivo Amigas y Amigos de As Quintas abre hoy la programación complementaria de la muestra "Martín Chirino en As Quintas" con la ponencia, a las 19 horas en este centro expositivo de La Caridad, de la catedrática Ana María Fernández, directora del Departamento de Historia del Arte y Musicología

- ¿Qué hace especial su obra?

-El dominio de la técnica de hierro forjado y el hecho de convertir un material tan complicado y tan duro, y también de factura muy artesanal, en el medio para hacer una obra muy sutil, arraigada en sus inquietudes vitales y en su identidad como artista canario y español. También el compromiso que tuvo, sobre todo en su época de El Paso, que le llevó luego a ejercer una labor como gestor cultural muy importante, pues fue presidente del Círculo de Bellas Artes de Madrid y también el impulsor y director del Centro Atlántico de Arte Moderno. Chirino ha desarrollado una obra plástica muy coherente, que parte de influencias surrealistas y africanas y luego va incorporando un lenguaje procedente del informalismo y del constructivismo que enriquece su pensamiento plástico.

- ¿Se le da en España el valor y la relevancia que merece?

-Es un artista muy valorado y muy reconocido a todos los niveles, tanto institucional como de mercado. Además, ha sido valorado en su patria, aunque se suele decir que nadie es profeta en su tierra, pero en su caso, sí. Es uno de los grandes escultores españoles no vascos, porque claro, el foco vasco ha sido muy potente y reconocido. Su obra entronca con la de Manolo Millares, que era también canario y con el que compartió experiencias en el grupo El Paso y luego tiene mucho que ver con Óscar Domínguez, otro canario, que junto con Miró y Dalí son el trío de grandes estrellas surrealistas españolas.

- En los últimos años de su vida, Chirino estuvo muy ligado a Asturias, pues pasaba sus veranos en Tapia. ¿Se perdió una oportunidad de que dejara aquí su huella?

-Es una pena que se haya desaprovechado la presencia de Chirino en Asturias para haber tenido una obra importante a nivel de escala urbana, hubiera sido un revulsivo. También es cierto que en determinados momentos hubo un gusto por una estatuaria urbana más tradicional que la estética de Chirino.

- Hubiera encajado como anillo al dedo en el Occidente, con el peso de la cultura del hierro...

-Encaja perfectamente, es la zona de ferrerías y mazos. Chirino seguía siendo un artesano porque hacía sus propias obras y hubiera sido interesantísimo porque estaría muy inserto en el medio. Aunque sea canario, la obra de Chirino encaja perfectamente en nuestro contexto.

- ¿Qué le parece la propuesta que se ofrece estos días en As Quintas?

-Es un lujo absoluto. Las actividades de As Quintas son siempre muy ambiciosas.

- ¿Qué opina del proyecto cultural que lidera Herminio en torno a la sala franquina?

-Es una iniciativa que procede de la sociedad civil y demuestra que muchas veces tiene más ideas e iniciativa que las instituciones, que son más lentas. Pueden convertir As Quintas en un foco de reflexión plástica muy interesante, que puede tener repercusión en los estudiantes. En Asturias hay una gran vitalidad cultural.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats