Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ISABEL CELAÁ | MINISTRA DE EDUCACIÓN Y FORMACIÓN PROFESIONAL

"Hablamos de los bares, pero el país no puede avanzar con las escuelas cerradas"

"Estoy en contra del aprobado general porque es injusto, pero a partir de ahora repetir curso será una medida excepcional"

Isabel Celaá, en una de las salas de reuniones del Ministerio de Educación, durante la entrevista.

Isabel Celaá, en una de las salas de reuniones del Ministerio de Educación, durante la entrevista. JOSÉ LUIS ROCA

Cuando era una colegiala, Isabel Celaá (Bilbao, 1949) quería ser profesora de Inglés. Se licenció en Filología Inglesa y también en Filosofía y Derecho. Llegó a ser catedrática, pero la política (incluida la educativa) la tentó más. Sufrió los años de plomo en el País Vasco y, madre de dos

- Antes que nada, ministra. El viernes recibió muchas críticas por su viaje a Bilbao. ¿Por qué se fue?

-Volví a mi casa para una consulta con mi médico habitual, que está en Bilbao, después de haber sufrido un problema de salud. Nunca he vulnerado las normas. Tampoco lo hice en abril, durante el anterior confinamiento, cuando viví un momento personal muy doloroso. Entonces, como tantas personas que pasaron por un trance similar, respeté la prohibición de viajar. Ahora he vuelto a actuar siguiendo las normas establecidas en el real decreto del estado de alarma.

- Hablemos del curso escolar. En algunos países, como EE UU, se ha impuesto el colegio virtual. España, sin embargo, ha apostado por la presencialidad. Los primeros informes científicos concluyen que la apertura del curso no ha tenido un impacto significativo en la evolución del coronavirus. ¿Está usted más tranquila? ¿Duerme mejor?

-Duermo un poco más tranquila, pero tampoco mucho porque la pandemia nos tiene preocupados, hay mucho trabajo por delante. Ha pasado un mes y tenemos ya una mirada más centrada en la realidad, que está siendo la normalidad.

- ¿Cuáles son los datos?

-Todos los días los miramos y podemos decir que el 99% de las aulas están funcionando. Esto pone en evidencia que, lejos de ser parte del problema, los centros educativos son parte de la solución. Los coles no son contagiadores porque los casos de covid-19 vienen de fuera. El profesorado ha sido fundamental. También las direcciones de los centros y los equipos de administración. Todos ellos han permitido generar un ambiente higiénico sanitario. Son la mayor fuerza del sistema educativo. También quiero hacer mención a los alumnos más pequeños, unos superhéroes. No hay más que verles lavarse las manos, guardar la distancia y ponerse las mascarillas. Son superagentes de la lucha contra la pandemia. Un aplauso para la escuela. Pero no podemos bajar la guardia. Hay que seguir todos los controles de Sanidad con rigor.

- En mayo aseguró que es "infinitamente más complicado abrir un colegio en plena pandemia que un comercio". Cierto, pero existe la sensación de que en España importan más los bares que las escuelas.

-En este país se habla mucho de bares, es verdad. Pero el país no puede avanzar de ninguna manera con las escuelas cerradas. Hoy tenemos más evidencia científica que la que teníamos en mayo. Se ha demostrado que los niños y las niñas no son supercontagiadores. Por lo tanto, nuestro objetivo es mantener la presencialidad. Cada día que pasamos con la escuela abierta es una victoria.

- Hay padres y madres absentistas por miedo. ¿Qué les dice a las familias que desconfían?

-Creo que hemos avanzado mucho en la confianza. A las familias les digo a diario que las escuelas son entornos seguros. Sus hijos están en el aula mejor que en ningún otro lugar. Los centros educativos deben ser los primeros en abrir y los últimos en cerrar. Luchamos y trabajamos cada día para mantener la escuela abierta. La presencialidad es insustituible. Irá aumentando a medida que vayamos aplanando la curva.

- En junio, España descartó un aprobado general para los alumnos, como sí hizo Italia. Aquí se optó por una evaluación global y se permitió pasar de curso con asignaturas suspendidas. ¿Qué va a pasar ahora?

-Estoy en contra del aprobado general. Es injusto tanto con los alumnos que han adquirido más conocimientos como con los que menos. España es un país cuyo sistema educativo abusa de las repeticiones. El real decreto ley que hemos aprobado propone una evaluación diferente. Lejos de dejarla en la calificación de un docente lo que hace es depositarla en la junta de evaluación para que, de manera colegiada, ese conjunto de profesores que conocen al alumno adopten la decisión tras haberle evaluado académicamente con una mirada global. La repetición de curso será algo excepcional.

- El abandono escolar temprano es alarmante: 17% frente al 10% europeo. ¿Cómo va a luchar contra esta lacra la nueva ley?

-La etapa de infantil será un tramo educativo. Primaria se distribuirá por ciclos y cada dos años los alumnos tendrán que demostrar sus conocimientos. Pero no repetitivos y memorísticos, sino sus conocimientos profundos. La Secundaria llevará al título por distintos caminos, incluida la FP básica. Y después, la educación posobligatoria, en la que queremos que se quede el 90% de los estudiantes.

- Usted dijo de la LOMCE (ley Wert) que era "lesiva, nociva, equivocada y segregadora". ¿Qué le parecería que el ministro que la suceda dijera lo mismo de su norma, la LOMLOE?

-El ministro o ministra que me siga no podrá decir eso de mi ley. Podrá decir que no le gusta y podrá seguir mejorándola. Cuando yo argumentaba todo eso de la anterior norma lo ilustraba con ejemplos. Fue un meteorito que cayó en el sistema educativo. Aumentó las repeticiones, redujo las titulaciones y dejó la FP sumida en un itinerario de segunda. Invadió competencias de las comunidades y burocratizó el sistema. La LOMLOE abre caminos y trata cada talento de manera personalizada para permitir al alumno superar las dificultades. El estudiante tiene que hacer un esfuerzo y el sistema también para llevarle al éxito.

- Es la octava ley educativa desde los años 70. ¿Tan difícil es conseguir un acuerdo de Estado entre los políticos?

-La legislación tiene que servir a la sociedad y dar respuestas al mundo en el que vivimos. Tenemos que incorporar cambios muy profundos en términos de innovación, personalización y digitalización, que es clave. Hay que pensar de manera diferente. Podemos trabajar usando espacios adicionales al centro educativo, y no solo me refiero a las casas. Estamos muy ilusionados y tenemos fuerza. Este Gobierno ha puesto la educación como base de todas las demás políticas.

- Hablando del Gobierno, muchos padres y madres siguen esperando que se apruebe algún tipo de permiso para las cuarentenas preventivas que deban guardar sus hijos, aunque no estén contagiados. ¿Va a conseguir que los ministros de Seguridad Social y Trabajo muevan ficha?

-La conciliación no es tarea de Educación, pero todos mis colegas trabajan y tienen el diálogo social abierto, que es el ámbito donde se tratan estas cuestiones. En todo caso, quiero recordar que existen algunos programas [el plan "Me Cuida"] que dan soluciones a este tema.

- Ha lanzado un rendido aplauso a los profesores. Dígame qué maestro le marcó en su vida.

-Muchos, muchos. Sobre todo, una profesora de Arte que decía siempre que uno tenía que pensar muy bien lo que quiere y que jamás debemos abdicar o dejar a un lado lo que queremos y que, por lo tanto, hay que sacar la cabeza por la ventana y mirar ese futuro que se desea y trabajar para conseguirlo.

- Una actitud que, imagino, le sirvió mucho durante los años de plomo en el País Vasco.

-Viví años muy duros, con mucho sufrimiento por compañeros asesinados. Como Fernando Buesa (asesinado por ETA en el año 2000), del que ahora se va a realizar una exposición en Vitoria. Compañeros muy queridos, como José Ramón Recalde (que sobrevivió a un atentado etarra en 2000). Fueron momentos muy duros para la educación también, pero logramos incorporar víctimas educadoras a las aulas y fue un importante paso adelante que sirvió mucho a los alumnos para empatizar con el sufrimiento ajeno. Una vez superado todo esto, no es que la pandemia se viva con más ligereza, pero uno ya está más curtido.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats