“En Las Cruces, término de Grado, como se va a Doriga, a mano izquierda, hallarás un mogote de piedra y barro y a dos coros de hondo hallarás cuatro barras de oro”. Así dice un “gaceta de ayalgues” (una guía de supuestos tesoros escondidos) de siglo XVIII o principios del siglo XIX, que permanecía inédita y que ha sido recuperada y editada por Nicolás Bartolomé Pérez para la revista “Cultures” de la Academia de la Llingua, que en este número está dedicada a analizar las recurrentes leyendas de ayalgas (tesoros) escondidas por toda la geografía regional.

En la publicación dirigida por Roberto González-Quevedo escriben sobre este mundo de noticias de tesoros escondidos Alberto Álvarez Peña, Antonio Alonso de la Torre, Francisca Iglesias, María Esther García, Martín de Villar, Xose Antón Fernández “Ambás”, Amalia Trancho, Andrés Padilla y Nicolás Bartolomé.

Las recetas para encontrar tesoros escondidos son, como dice González Quevedo, en el prólogo de este conjunto de estudios uno de los aspecto más interesantes de estudiar de la cultura tradicional asturiana. La creencia en la existencia real de esos tesoros, que en la mentalidad popular arraigaron como promesas de riqueza dejada por los moros, aún sigue muy arraigada. A tal punto, indica González-Quevedo que los propietarios de las gacetas que dan cuenta de esos botines enterrados aún siguen siendo reticentes a compartir su contenido. “Por si acaso hay algo de verdad”.