Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Artista plástico, clausura mañana exposición en la galería Marlborough

Hugo Fontela: “La gente tiene más interés por la cultura de lo que podemos pensar los creadores”

“La emoción de contemplar un cuadro o de leer un libro contribuye a soportarnos, nos ayudó a sobrevivir durante el confinamiento”

Hugo Fontela, a la izquierda, con el pintor César Barrio, ante una de sus obras en la galería Marlborough. | LNE

Hugo Fontela, a la izquierda, con el pintor César Barrio, ante una de sus obras en la galería Marlborough. | LNE

El artista asturiano Hugo Fontela (Grado, 1986) clausura mañana su exposición “The River” en la galería Marlborough de Madrid. Lo ha vendido todo y, lo que no es menos importante, al ver su obra colgada ha descubierto nuevos caminos, nuevos impulsos y nuevas sensaciones que acabarán convirtiéndose en nuevas creaciones.

–A juzgar por las ventas parece que la exposición ha ido muy bien.

–Estoy muy satisfecho, lo primero por poder hacer la exposición en tiempos complejos como estos. Ha sido muy visitada y eso pone de manifiesto el interés por la cultura y la pintura. Es un regreso a la cultura y una defensa de la pintura. La gente tiene mucho más interés por la cultura de lo que podemos pensar los creadores.

–Hablando de regresos, ha regresado al óleo, que había dejado hace años, ¿se ha encontrado cómodo?

–Ha sido una necesidad puramente técnica, de tener más tiempo para reflexionar durante el proceso creativo. Hay veces que tienes las ideas muy definidas y la creación es más rápida. En esta colección, el óleo me ha permitido ahondar más en las posibilidades de la pintura en cuanto a la capacidad del medio para poder interpretar y desarrollar las ideas. Y sí, me he sentido muy cómodo.

–¿Una pintura más reflexiva, por tanto?

–Ha habido esa reflexión, pero las obras no están exentas de ímpetu. No solo hay pincel sino que aparece el rastro de las manos, tal vez por esa necesidad de traspasar al lienzo lo que nos ocurre en la realidad, que no podemos tocarnos y relacionarnos con el tacto. Esta colección ha sido una vuelta al paisaje, a la niñez de Asturias, y a la pintura. Entrar el estudio y oler de nuevo a trementina y óleo me ha provocado las mismas sensaciones que cuando empecé a pintar.

–También vuelve a la naturaleza.

–Hay una vuelta al origen, a esa naturaleza, a los ríos, las aguas que permanecen en mi retina desde la niñez y que obviamente son ríos del norte pero no dejan de ser imágenes universales. El medio natural del ser humano es la naturaleza, lo raro y extravagante es que hayamos sido capaces de hacer ciudades.

–Ciudades ahora confinadas y en muchos casos con las actividades culturales paralizadas.

–La cultura es un bálsamo para el alma, nos ayudó a sobrevivir durante el confinamiento. La emoción de un cuadro, de un libro, o de la música, nos ayuda a soportarnos. Ahora mismo, pese a todo el dolor, la sociedad necesita la cultura para seguir adelante.

–¿El confinamiento, la pandemia, ese dolor del que habla, ha afectado a su obra?

–He notado una evolución en mi pintura hacia un expresionismo más acusado. Sí que me ha influido, como a todos. Nos ha impuesto cierta agresividad que se nota en los cuadros, hay más tensión en alguna parte del proceso.

–¿Proyectos a corto y medio plazo?

–Sobre todo, seguir pintando. Después de ver las obras colgadas he descubierto una serie de caminos por los que seguir y explotarlos al máximo.

–¿A dónde llevan esos caminos?

–Son puramente pictóricos e interiores, claves que me dan estos cuadros para seguir andando. Es fascinante cuando un cuadro te abre muchas posibilidades, ver que de alguna forma la creatividad se transforma en líneas de trabajo, inspiración, intuiciones.... Eso es lo que te empuja a diario a abrir la puerta del estudio con curiosidad y entusiasmo.

–Lo normal es que un artista quede exhausto cuando acaba una serie.

–Son ciclos. Hay cuadros que son menos reveladores porque agotan esas posibilidades pero hay otras que no y ese torrente de posibilidades es maravilloso y como digo, empuja a seguir creando a seguir trabajando.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats