Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El debate de la Navidad en Asturias: la previsión que dice que la pandemia estará controlada en 18 días y que sumará 6.500 contagios más

El matemático Juan Luis Fernández afirma que, pese a predicciones más pesimistas, en esta fase Asturias ha doblegado la curva de contagios y seguirá mejorando hasta fin de año

Atención sanitaria en una UCI

Atención sanitaria en una UCI EFE

Las predicciones del catedrático de Matemáticas de la Universidad de Oviedo Juan Luis Fernández dibujan un escenario navideño de contención de la epidemia de covid-19. En torno al 16 de diciembre el número de nuevos contagios diarios en Asturias descenderá hasta 100 y a finales de diciembre caerá por debajo de los 50, según sus cálculos.

Los nuevos casos de coronavirus en la región irán disminuyendo en la misma medida que se produjo el ascenso a partir de octubre, según el matemático. El aumento de contagios, tras el verano, comienza en septiembre y se dispara poco después del puente del 12 de octubre, una fecha que José Luis Fernández considera decisiva en la propagación del coronavirus en esta segunda oleada, por los desplazamientos y las reuniones que tuvieron lugar en torno a ella.

El viernes 13 de noviembre Asturias registró la cifra más alta de nuevos casos de covid-19 desde el inicio de la epidemia, 807 positivos, además de 23 muertes. Ahí se sitúa el pico de propagación en la comunidad y a partir de entonces los casos ha ido paulatinamente en descenso y, según el catedrático asturiano, se mantendrá esa tendencia hasta final de año. “En 18 días tendremos la pandemia controlada”, afirma, porque en ese tiempo cree que la región estará ya por debajo del centenar de casos diarios.

De aquí a final de año calcula que habrá 6.500 nuevos positivos e incluso se atreve a dar los datos de contagios diarios para la semana que empieza mañana, aplicando modelos estadísticos predictivos: 283, mañana; 270, el martes; 257, el miércoles; 244, el jueves; 232, el viernes; 221, el sábado y 210, el domingo.

En 15 días, afirma Juan Luis Fernández, Asturias habrá reducido el número de contagios diarios a 133 y en tres semanas, a mediados de diciembre, estará ya por debajo de los 80, encaminándose a los menos de 50 que prevé que se registrarán a final de año.

Casos Covid y previsión

Casos Covid y previsión

Las estimaciones de este matemático asturiano discrepan de las de Thorsten Lehr, profesor de la Universidad de Sarre y formado en Farmacia Clínica en la Universidad Johan Wolfgang Goethe de Frankfurt, que ha desarrollado una herramienta predictiva para adelantarse a la evolución de la epidemia a la que el Gobierno de Ángela Merkel ha recurrido para diseñar su estrategia para las próximas Navidades. Lehr, en unas declaraciones recogidas por el periódico “ABC”, afirma que la curva de contagios en España avanza hacia el 24 de diciembre en “un claro sentido descendente”, a consecuencia de las medidas restrictivas, como el toque de queda, decretadas por el Gobierno y por las administraciones autonómicas. Pero solo tres comunidades abandonan esa tendencia general y una de ellas es Asturias, donde el profesor alemán prevé que la cifra de contagios diarios por covid siga al alza a la altura de la Nochebuena. Las otras dos regiones en las que la epidemia no mejorará para esos días son Canarias y la Comunidad Valenciana.

En su proyección hasta el 24 de diciembre y suponiendo que se mantengan las mismas medidas de control de la epidemia que hasta ahora, Thorsten Lehr coloca a Cantabria, Aragón, Castilla-La Mancha, La Rioja, Navarra y Murcia por debajo de los 50 contagios por cada 100.000 habitantes. La evolución del coronavirus también prevé que sea muy positiva en Castilla y León, Madrid y Cataluña. Sólo Asturias, Canarias y la Comunidad Valenciana llegarán a la Navidad sin haber doblegado la curva, dice.

Juan Luis Fernández le corrige y afirma que “la curva ya está doblegada en Asturias, el pico lo hemos pasado hace unas semanas y ahora estamos entre 200 y 300 infecciones diarias”. Coincide en que “la curva de España está en bajada clara pero se mantiene en percentil 90, y sigue muy elevada”.

El matemático asturiano añade que los modelos predictivos podrían dar resultados más precisos si se dispusiera de mejores datos. “Los datos en España no tienen suficiente calidad”, sostiene y añade que son insuficientes porque, por ejemplo, “no sabemos las altas de infectados que no están ingresados”.

“Hay que ver dónde está concentrada la mortalidad y porqué, y está básicamente en las residencias, así que las medidas que se están adoptando son inadecuadas”, considera

decoration

El catedrático de la Universidad de Oviedo lanza una reflexión a partir de sus predicciones matemáticas sobre la evolución de la epidemia. “¿Con 50 nuevos contagios diarios y Asturias aislada, se puede paralizar todo el sistema económico de la región? La respuesta es no”, plantea. En su opinión y dado que los nuevos casos y los fallecimientos abundan en los centros geriátricos, las medidas de control deben ser selectivas. “Hay que ver dónde está concentrada la mortalidad y porqué, y está básicamente en las residencias, así que las medidas que se están adoptando son inadecuadas”, considera.

Thorsten Lehr también advierte de que “la incidencia es todavía relativamente alta” y “se desconoce el origen de muchas de las infecciones. Entre el 50 y el 75 por ciento de ellas escapan al rastreo”, así que, a su juicio, es previsible que en Navidad aumenten los contactos y unos días después se superen de nuevo las 50 infecciones por cada 100.000 habitantes en España.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, invitó ayer a “regalar seguridad” estas Navidades a aquellos que queremos para combatir el coronavirus y poder seguir “todos juntos mañana”. El jefe del Ejecutivo se dirigió a los ciudadanos, pidiéndoles que hagan “pedagogía” con familiares, amigos y conocidos y que les expliquen que para poder celebrar las fiestas de los próximos años resulta necesario una mayor distancia social en este fin del 2020. En el acto “La España que nos merecemos 2021-2026”, que se celebró en la sede del PSOE en Madrid, Pedro Sánchez reconoció que se ha producido un “descenso significativo de la tasa de contagios” –la incidencia está en 300–, aunque todavía está muy lejos de la cifra deseada de 25 personas por cada 100.000 habitantes.

Las UCI no están listas para una tercera ola, especialmente en Asturias

El presidente de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICUC), Ricard Ferrer, ha avisado de que las unidades de cuidados intensivos (UCI) aún están llenas y no están preparadas para hacer frente a una posible tercera ola de covid-19. Ferrer, jefe del Servicio de Medicina Intensiva del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, ha advertido de que “ahora mismo una cama UCI es un recurso muy disputado”, pese al esfuerzo realizado para aumentar el número de camas. Las UCI están a máxima ocupación en el grueso de las comunidades autónomas, según Ferrer, aunque él se refirió específicamente a Asturias, de la que dijo que, con una dotación estructural de camas limitada, está sufriendo una alta incidencia de covid. Los ingresados por coronavirus ocupan actualmente el 28% de las camas UCI en España, lo que se considera “riesgo extremo”, al superar el 25%, según el Ministerio de Sanidad. Ricard Ferrer explicó ayer que las UCI siguen con una capacidad extendida respecto a la que tienen de forma estructural, es decir, han tenido que habilitar nuevas camas de críticos con aparatos y personal especializado. El especialista ha indicado que la mayoría de estas camas es circunstancial y ha pedido que se adhieran de forma permanente y estructuralmente al sistema sanitario. El presidente de la Sociedad Española de Medicina Intensiva también alertó de la falta de profesionales “aunque los centros sanitarios hayan contratado a mucho personal eventual y hayan recuperado a médicos ya jubilados”. “Los médicos retirados vienen por compromiso y vocación; cuando se les pide que vengan a trabajar es porque no encontramos intensivistas en el mercado laboral”, explicó. Según Ferrer, el menor salario percibido por los profesionales de la sanidad en España en comparación con otros países europeos empuja a los especialistas a emigrar: “Probablemente necesitaríamos más plazas MIR para formar más intensivistas, pero también tendríamos que detener este flujo de especialistas que se marchan”.

Compartir el artículo

stats