Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las UCI no están listas para una tercera ola, y menos en Asturias, advierten los médicos

uci

uci

El presidente de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICUC), Ricard Ferrer, ha avisado de que las unidades de cuidados intensivos (UCI) aún están llenas y no están preparadas para hacer frente a una posible tercera ola de covid-19. Ferrer, jefe del Servicio de Medicina Intensiva del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, ha advertido de que “ahora mismo una cama UCI es un recurso muy disputado”, pese al esfuerzo realizado para aumentar el número de camas. Las UCI están a máxima ocupación en el grueso de las comunidades autónomas, según Ferrer, aunque él se refirió específicamente a Asturias, de la que dijo que, con una dotación estructural de camas limitada, está sufriendo una alta incidencia de covid. Los ingresados por coronavirus ocupan actualmente el 28% de las camas UCI en España, lo que se considera “riesgo extremo”, al superar el 25%, según el Ministerio de Sanidad.

Ricard Ferrer explicó ayer que las UCI siguen con una capacidad extendida respecto a la que tienen de forma estructural, es decir, han tenido que habilitar nuevas camas de críticos con aparatos y personal especializado. El especialista ha indicado que la mayoría de estas camas es circunstancial y ha pedido que se adhieran de forma permanente y estructuralmente al sistema sanitario. El presidente de la Sociedad Española de Medicina Intensiva también alertó de la falta de profesionales “aunque los centros sanitarios hayan contratado a mucho personal eventual y hayan recuperado a médicos ya jubilados”. “Los médicos retirados vienen por compromiso y vocación; cuando se les pide que vengan a trabajar es porque no encontramos intensivistas en el mercado laboral”, explicó. Según Ferrer, el menor salario percibido por los profesionales de la sanidad en España en comparación con otros países europeos empuja a los especialistas a emigrar: “Probablemente necesitaríamos más plazas MIR para formar más intensivistas, pero también tendríamos que detener este flujo de especialistas que se marchan”.

Compartir el artículo

stats