Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oleada de solidaridad con la mujer con parálisis a la que robaron la moto adaptada: "No dejo de llorar de la emoción"

Una empresa le presta una hasta que compre otra con el dinero recaudado por vecinos y excompañeras de trabajo | La solidaridad llegó hasta desde Asturias, donde le han ofrecido un vehículo.

Ana Estévez, leyendo la noticia del robo de su moto.   | // A. VILLAR

Ana Estévez, leyendo la noticia del robo de su moto. | // A. VILLAR

La sociedad Vigo y de los municipios del entorno ya habían demostrado con creces su solidaridad en los últimos tiempos. Solo hay que recordar el trabajo de decenas de personas que daban material a los hospitales vigueses (mascarillas, trajes de protección e incluso comida) en los momentos más duros de la pandemia, cuando los centros sanitarios estaban completamente desbordados y hubo momentos en los que escaseaban los elementos de protección, especialmente las mascarillas. Por eso no es de extrañar lo que sucedió ayer. Tras la noticia publicada en FARO de Vigo (periódico del mismo grupo editorial que LA NUEVA ESPAÑA) sobre el robo de una moto adaptada a Ana Estévez, una vecina de Beade que sufrió un ictus y que tiene todo el lado derecho del cuerpo paralizado y que sin su vehículo no podía moverse de casa, los vigueses volvieron a demostrar que cuando hacen falta, ahí están. Y es que la sociedad se ha volcado en este caso desde el momento en que se publicó la noticia. Desde un primer momento, la redacción de este periódico recibió llamadas de personas que querían ayudar a conseguir un vehículo nuevo a Ana. Los comentarios en redes sociales ofreciendo dinero para conseguirle a esta viguesa una moto nueva se contaron por miles. La solidaridad llegó hasta desde Asturias, donde le han ofrecido un vehículo.

Todo ello derivó en que vecinos, excompañeras de trabajo de Ana (que era auxiliar de enfermería en la residencia asistida para la tercera edad del Meixoeiro) y personas de toda la ciudad e incluso de fuera de la provincia se ofrecieron a recaudar fondos para comprar una nueva moto a Ana, concretamente la scooter Leo de cuatro ruedas y que ella puede manejar con su mano izquierda. Por eso ya se ha abierto un crowdfunding y se espera que en pocos días se consiga el dinero para la compra del vehículo que necesita Ana, que en la actualidad está en el mercado por unos 1.500 euros.

La propia Ana Estévez y su entorno familiar recibieron decenas de llamadas ayer de personas ofreciendo su ayuda. “Esto es increíble, hay gente muy buena. Llevo todo el día llorando de la emoción por tanta solidaridad. No creía que esto fuera a tener tanta repercusión. Me han llamado personas que no me conocen de nada para ofrecerme su ayuda”, aseguraba a FARO entre lágrimas esta vecina de Beade.

El aluvión de solidaridad fue tal que un policía local de Vigo le prestó una moto adaptada de su padre fallecido. El problema es que le era demasiado grande y no podía manejarla. Pero no fue el único ofrecimiento. El que sí tuvo éxito fue la propuesta de los dueños de la empresa Rosquillas Cristaleiro, de Gondomar. Parece ser que tenían un modelo exactamente igual al que utilizaba Ana Estévez, y completamente nuevo, porque el familiar para el que lo habían comprado no lo pudo llegar a estrenar por diversos problemas. Pues Rosquillas Cristaleiro le ofreció el vehículo a Ana hasta que se consiguieran los fondos necesarios para comprar una nueva. Es más, no esperó ni un día para entregárselo: ayer ya se la llevaron a la casa de Ana Estévez en Beade, que la pudo probar y comprobó que es el mismo modelo que ella utilizaba.

A Ana Estévez le robaron su moto adaptada en Castrelos, cuando fue a visitar a su hermano. El trastorno que ello le provocó fue tal que aseguró a FARO que “le habían estropeado la vida”. Y es que sin ese vehículo no podría salir de casa al tener paralizado todo el lado derecho del cuerpo y poder apenas moverse con un bastón. Ahora, gracias a la solidaridad de la sociedad, podrá volver a ir a la farmacia, al banco y a hacer las gestiones que realizaba habitualmente.

Compartir el artículo

stats