El pintor Luis Acosta, estrechamente vinculado a Gijón, donde transcurrieron su infancia y juventud y donde reside buena parte de su familia, entregó ayer al Nuncio Bernardito Cleopas su obra “Catedral de Toledo”, que en breve viajará a Roma para ser expuesta en los Museos Vaticanos. El acto se celebró en la sede de la Nunciatura en Madrid y asistió el arzobispo de Toledo, Francisco Cerro, cuya mediación fue decisiva para el éxito de la donación. En la foto, de izquierda a derecha y ante el cuadro, Cleopas, Acosta y Cerro.