La musicóloga felguerina Inmaculada Quintanal Suárez, que fuera gerente de la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias (OSPA) durante una década (1993-2003), falleció la noche del miércoles en Madrid, a los 80 años de edad. Su muerte causó un hondo sentimiento de pérdida entre los músicos de la formación asturiana, que ayer guardaron un minuto de silencio durante un ensayo en el Auditorio Príncipe Felipe de Oviedo y mostraron su “agradecimiento profundo” hacia una mujer que tomó las riendas de la formación musical en un momento complicado y que “con su determinación logró la estabilización que necesitaba entonces”.

La actual gerente de la sinfónica asturiana, Ana Mateo, añadió que en la OSPA “somos conscientes de que sin su fuerza y su empuje no hubiéramos llegado a ser lo que somos”. En lo personal, Mateo recuerda “tantas charlas compartidas” con Quintanal. “Nunca olvidaré su apoyo incondicional desde el primer día que llegué a Oviedo, y su franqueza sin paliativos, que me resultó de gran ayuda”, confesó la gerente de la orquesta, quien anunció además que el concierto que la OSPA ofrecerá hoy en Oviedo junto al pianista Juan Barahona y con Christoph Gedschold como director “será para ella”.

María Inmaculada Quintanal Sánchez nació en La Felguera en 1940. Se trasladó a Oviedo y en la capital cursó Bachillerato, estudios que compaginaba con los de Piano en el Conservatorio de la capital. Más tarde, se tituló como profesora de Piano en el Real Conservatorio de Música de Madrid. Posteriormente, obtuvo el título de maestra de Enseñanza Primaria. Mientras, seguía con sus estudios de Armonía, Contrapunto y Fuga, así como los de Musicología y Pedagogía Musical, lo que la llevó a titularse, también en Madrid, como profesora superior de Musicología y profesora superior de Pedagogía Musical.

“Creyó en la necesidad de una orquesta como motor de la cultura de una comunidad” y supo “contagiar su pasión por la música”, sostienen desde la OSPA, que comunicaban el duelo de la formación con un entrañable mensaje: “Ya no la veremos más en la sala ni compartiremos la pasión que nos unía. Es un día triste, un momento para no olvidar tantas horas vividas y disfrutadas. No la olvidaremos. Será imposible. Enviamos a su familia un enorme abrazo y el próximo viernes, cuando volvamos al escenario del auditorio Príncipe Felipe, permitidnos, querido público, que toquemos para ella. Hasta siempre, Inmaculada”.

Además de su labor en la OSPA, Quintanal fue la primera mujer elegida miembro de número permanente del entonces Instituto de Estudios Asturianos (IDEA). La elección tuvo lugar el 2 de junio de 1986. Leyó su discurso de ingreso, titulado “ Manuel de Falla y Asturias. Consideraciones sobre el nacionalismo musical”, el 4 de junio de 1987. Tuvo durante muchos años, desde finales de los años 90 del pasado siglo hasta 2015, en que pasó a ser emérita, responsabilidades de gobierno del ya Real Instituto de Estudios Asturianos (RIDEA), como miembro de la junta permanente de la institución. El actual director del RIDEA, Ramón Rodríguez, lamentó ayer su fallecimiento y aseguró que “su dedicación y entrega al Instituto fueron ejemplares”.