La donación de Plácido Arango, la mayor de la historia del Museo de Bellas Artes de Asturias, se ha completado. Ayer, a las cinco y cuarto de la tarde, entraron en la plaza de la Catedral de Oviedo, escoltados por la Policía Nacional, los dos camiones que transportaron las 21 obras que el empresario asturmexicano, fallecido en 2020, quiso reservar para su disfrute personal hasta su muerte y que estaban repartidas entre la finca familiar de Cáceres y su domicilio de Madrid. Las cajas de seguridad en las que viajaban fueron descargadas en el Palacio de Velarde y dentro de ellas pasarán sus primeras 24 horas en Oviedo, mientras se aclimatan a la temperatura y la humedad de su nueva casa. En unos días se reunirán con sus 12 compañeras, las obras que se quedaron en Asturias tras la exposición de 2018, y en febrero, en una fecha aún por concretar, se presentarán conjuntamente a la sociedad asturiana, antes de que se dispersen por las salas del Museo.

Los camiones con las obras de Plácido Arango avanzan por la calle Santa Ana de Oviedo camino del Museo de Bellas Artes, escoltados por la Policía Nacional. |

“El Museo de Bellas Artes es el canal hacia la sociedad asturiana, que es la que disfrutará de este extraordinario legado”, manifestó ayer el director del Bellas Artes, Alfonso Palacio, mientras supervisaba la llegada de las obras y reparaba en el acontecimiento histórico que la llegada de la donación supone para el arte y la cultura en Asturias.

Entre hoy y mañana las cajas se irán abriendo y se comprobará que las obras no han sufrido ningún daño durante el transporte, una tarea minuciosa en la que participarán tres técnicos del Museo: la responsable del registro de obras, Paula Lafuente; la restauradora Beatriz Abella, y el conservador Gabino del Busto.

“Sin título” de Esteban Vicente.

“Sin título” de Esteban Vicente.

El sábado empezaran a distribuirse por las salas que ocuparán en la exposición “Treinta y tres obras maestras del arte español. La donación de Plácido Arango Arias al Museo de Bellas Artes de Asturias”, en la primera planta del Palacio de Velarde. En la sala 2, al fondo y frente a la entrada, las piezas de los siglos XIX y XX; en la sala 1, a la izquierda, las del siglo XVII, y en el patio, las últimas que se colocarán, las de los siglos XV y XVI. El gran “Retablo de la Flagelación de Leonor de Velasco”, instalado desde 2018 en el atrio del edificio de la ampliación, permanecerá en su emplazamiento, igual que otras tres obras ya integradas en las colecciones del Museo, que por sus dimensiones requieren de un montaje excepcionalmente complejo.

“Margarita de Austria”, de Juan Pantoja  de la Cruz.

“Margarita de Austria”, de Juan Pantoja de la Cruz.

De la inauguración de la exposición, de su fecha y los asistentes, queda mucho por concretar por las incertidumbres de la emergencia sanitaria en España. Palacio espera contar con la asistencia de la familia de Plácido Arango, sus hijos, Maite, Plácido y Paco, y a ser posible también su viuda, la escultora Cristina Iglesias, además de la representación del Gobierno y las instituciones del Principado.

“La llegada de la donación de Arango es una gran noticia y una celebración del arte”, subrayó Alfonso Palacio mientras los operarios depositaban su carga.

Los artistas de la donación de Arango

  • Juan de la Abadía El Viejo.
  • CÍrculo de Diego de la Cruz.
  • CÍrculo del Maestro de la Visitación y Maestro de Oña (Fray Alonso de Zamora).
  • Juan Correa de Vivar.
  • Luis de Morales, llamado “El Divino”.
  • Juan de Juanes.
  • Juan Pantoja de la Cruz.
  • Bartolomé González.
  • Juan van der Hamen y León.
  • Alejandro de Loarte.
  • Francisco de Zurbarán.
  • Jerónimo Jacinto Espinosa.
  • Francisco Gutiérrez.
  • Juan de Valdés Leal.
  • José Antolínez.
  • Claudio Coello.
  • Genaro Pérez Villaamil.
  • Ignacio Zuloaga.
  • José Gutiérrez Solana.
  • Esteban Vicente.
  • Pablo Palazuelo.
  • Antoni Tàpies.
  • Manuel Millares.
  • Josep Guinovart.
  • Rafael Canogar.
  • Equipo Crónica.
  • Eduardo Arroyo.
  • Darío Villalba.
  • Juan Muñoz.
  • Cristina Iglesias.