Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La larga lucha contra el coronavirus

La cultura se queda sin público

La programación resiste en Asturias, con alguna suspensión y ajustes de horario y pese a la negativa del Principado a autorizar los desplazamientos para asistir a los espectáculos

La soprano Ekaterina Bakanova y director de escena Yoshi Oïda, durante los ensayos de “Los pescadores de perlas” en el Campoamor.

La soprano Ekaterina Bakanova y director de escena Yoshi Oïda, durante los ensayos de “Los pescadores de perlas” en el Campoamor.

La programación cultural resiste el embate de la tercera oleada de restricciones aunque empieza a haber síntomas de abatimiento, y no por la oferta de actividades, que se mantiene pese a la pérdida de público por la reducción de aforos y los cierres perimetrales, sino por la impotencia de los gestores para convencer al Principado de que flexibilice las restricciones y dé cierto margen de movilidad entre concejos para asistir a los espectáculos. Municipios como Oviedo o Avilés poco más han podido hacer que adelantar horarios y organizar la devolución de entradas.

Para la Fundación Municipal de Cultura de Oviedo el mantenimiento de la actividad es una prioridad. Su presidente, el concejal de Cultura José Luis Costillas, afirma que “los aforos son secundarios”. “Vamos a mantener toda la programación, porque entendemos que es la única forma de ayudar al sector, que no está formado sólo por los artistas”, explica. “En la zarzuela estamos hablando de 150 puestos de trabajo; la danza, la ópera y la danza movilizan a unas 250 personas, que trabajan de septiembre a junio, y ésta es nuestra forma de ayudarles”, subraya.

Dice que Oviedo no discute “las decisiones que nos impone el Principado”, pero opina que “no hubiera estado de más que asistir a una actividad cultural permitiera saltarse el cierre perimetral. Dado que el Presidente dijo que esa no era una medida muy efectiva, podría flexibilizarse”. Costillas insiste en que “son actividades seguras y en las que no se producen contagios”, y menos con los aforos actuales, que, a su juicio, “son de sonrojar: 150 plazas de las más de 7000 del Filarmónica, 600 de las 1.440 del Campoamor, 500 de las 1.505 que tiene el Auditorio...”.

Todos los espectáculos, desde el concierto de mañana de Maria Joao Pires, las funciones de la ópera o la programación de cine, han adelantado su hora de inicio a las siete de la tarde, para que la salida no interfiera con el toque de queda, y se devolverá el importe de las entradas a quienes no puedan asistir. Uno de los mayores damnificados es la Ópera de Oviedo. El lunes, 25 de enero, se estrena “Los pescadores de perlas”, de Bizet,  y solo podrán acudir los residentes en el concejo. Y lo mismo con las tres siguientes representaciones. Queda por ver si escapan de esa restricción las de los días 5 y 6 de febrero, si los cierres no se prolongan, pero, de cualquier modo, es imposible recolocar a los 500 abonados de fuera de Asturias. Ópera de Oviedo planteó que la entrada sirviera para desplazarse entre concejos, pero no insistió mucho dado que en el anterior cierre se denegó. Y lo mismo la OSPA, la Sinfónica del Principado, que pese a todo mantiene sus conciertos.

Avilés trabajó hasta el último minuto para que las entradas de los espectáculos de teatro o musicales permitieran el desplazamiento de los espectadores de fuera del municipio, pero el Principado ha sido implacable: los forasteros con interés por ver esta tarde, a las siete y cuarto, a Juan Diego Botto en el teatro Palacio Valdés se van a quedar con las ganas. La función avilesina de “Una noche sin luna”, que es un soliloquio sobre Federico García Lorca, será una de las más destiladas del año: el odeón local tiene recortado el aforo al 50 por ciento y de ese 50 por ciento esta noche sólo se cuenta con llenar un tercio.

La alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, se reunió con el Presidente del Principado y el resto de los alcaldes asturianos para conocer de primera mano las novísimas medidas de contención del Principado y pidió que la entrada al espectáculo comprada previamente sirviera de “salvoconducto” para cruzar el perímetro municipal y volver a casa sin estar pendientes del toque de queda.

La negativa del Principado se han cobrado, por el momento, el concierto de “Fuel Fandango” que estaba programado el 29 de enero y la presentación del nuevo disco de “Leather boys”, para el 30 de enero. Ambos quedan “para más adelante”. El concierto de los avilesinos lleva tres retrasos y “Fuel Fandango” dos. El Ayuntamiento ya se ha puesto manos a la obra con la devolución del dinero de las entradas.

Gijón, donde ayer se anunció el cierre perimetral, ha aplazado un par de espectáculos en el teatro de la Laboral. El resto de la programación cultural continúa, con aforo reducido y horario adelantado para cumplir el toque de queda. Y con la opción de devolver las entradas al público que no pueda asistir desde otros concejos. El teatro Jovellanos mantiene el concierto de Elena Setién, hoy, y dos obras de teatro, una mañana y otra el domingo. La Laboral aplazó hasta junio el show cómico de Berto Romero, pero sigue adelante el concierto de “Sidecars” de la próxima semana.

Compartir el artículo

stats