Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un estudio revela que los perros pueden proteger a sus dueños frente al coronavirus

El miedo a que los animales de compañía pudiesen transmitir el coronavirus fue una de las muchas incertidumbres que generó la pandemia del COVID-19, y más cuando se confirmaron casos en varios tigres y leones de distintos zoológicos del mundo, y brotes en granjas de visones.

Una mujer pasea a su mascota

Una mujer pasea a su mascota Irma Collín

Una de las muchas incertidumbres que provoca la pandemia del COVID-19 es si los perros y gatos pueden contagiarse y propagar el coronavirus, dado el origen animal del coronavirus que la causa. Ya el pasado mes de marzo, la Real Sociedad Canina alertaba del aumento del abandono de perros por temor al COVID-19 y reclamaba más sanciones. Y eso a pesar de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya había salido al paso asegurando que no había evidencia científica de que los animales de compañía transmitieran la enfermedad. Sin embargo, la sombra continúa cerniéndose sobre los canes y gatos, máxime tras comenzar a detectarse brotes en granjas de visones y la confirmación del SARS-CoV-2 en los leones del zoológico de Barcelona y un tigre en de Nueva York.

No es la primera vez que el desafío de un virus amenaza el bienestar de los animales de compañía. No lejos queda el sacrificio de “Excalibur”, el perro de Teresa Romero, la auxiliar de enfermería infectada por el ébola en 2017, que fue sacrificado “como medida preventiva” sin que se comprobase si el animal había sido contagiado por su dueña o no y pese a las multitudinarias protestas.

Un estudio realizado por la Unidad de Investigación Biomédica de UAX junto a la Facultad de Veterinaria, en colaboración con el Instituto de Salud Carlos III y otros centros, reveló que los perros podían contraer el COVID-19, pero no transmitirlo. Ahora, una revisión de estudios va más allá al apuntar que los perros podrían proteger a sus dueños frente al SARS-CoV-2.

La razón es que los coronavirus caninos podrían ofrecer protección cruzada frente el coronavirus que provoca la enfermedad del COVID-19 en humanos, según los autores del estudio. Los coronavirus caninos pueden transmitirse de los perros a los humanos por vía respiratoria. A pesar de ello, no se sabe con certeza que los humanos puedan ser susceptibles a las enfermedades causadas por estos coronavirus específicos de la especie canina. No obstante, el contacto con estos virus caninos puede conducir a la protección contra la infección por SARS-CoV-2 en humanos.

Una mujer de paseo con sus perros por Oviedo Miki López

En un nuevo estudio, los autores intentan demostrar que la convivencia con un perro podría conducir a la protección frente a la infección por SARS-CoV-2. Por el momento, no se ha encontrado correlación entre la tenencia de una mascota y el desarrollo de una sintomatología leve de COVID-19. Para responder a esta cuestión, los investigadores realizaron una revisión literaria e intentaron establecer una posible explicación a esta observación.

Los datos muestran que la incidencia del coronavirus respiratorio canino (CrCoV) es bastante alta en los perros, lo que podría sugerir que los seres humanos que poseen una de estas mascotas pueden tener un contacto más frecuente con estos tipos de coronavirus caninos. Dado que las mascotas infectadas pueden no presentar síntomas, el contacto de los propietarios con patógenos puede pasar inadvertido.

Los análisis mostraron que la semejanza de la secuencia genética entre el SARS-CoV-2 y el CrCoV es del 36,39%. Asimismo, en una investigación adicional llevada a cabo, la secuenciación de epítopos demostró una alta homología entre estos tipos de virus. La investigación adicional de la secuencia del epítopo muestra una alta homología. La proteína de la nucleocápsida derivada de CrCoV y expresada en E. coli muestra reactividad cruzada antigénica con antisueros contra coronavirus humanos.

Los autores proponen una explicación más del efecto protector del contacto con coronavirus zoonóticos. La reactividad cruzada con células T puede inducir la respuesta inmunológica. Las células T de memoria CD4 + en el epitelio de las vías respiratorias pueden producir efectivamente interferón-gamma, lo que conduce a la activación de otras células y una reacción eficaz.

Así, según este estudio, el contacto recurrente con los coronavirus caninos podría estimular el sistema inmunológico humano y proporcionar una respuesta eficaz al SARS-COV-2. Según sus autores, estas evidencias abren una vía de investigación sobre la correlación entre la posesión de una mascota y el curso del COVID-19.

Compartir el artículo

stats