DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ilustradora ovetense, publica la colección infantil “Guardianes de la Tierra”

Violeta Monreal: “Los niños tienen que aprender a decir no a un libro si no les gusta”

“Ilustro un texto para seducir e hipnotizar al lector, y para atraerlo a la lectura”

Monreal, con los libros de “Guardianes de la Tierra”.  | LNE

Monreal, con los libros de “Guardianes de la Tierra”. | LNE

Violeta Monreal cuenta que ella y su hermana fueron las primeras gemelas nacidas en el Hospital General de Oviedo. Por aquel entonces sus padres vivían en Fuerteventura, pero quisieron que sus hijas fueran asturianas, como el resto de la familia. Luego, juntos, regresaron a Canarias. Violeta estudió Bellas Artes en Madrid y allí se estableció tras una estancia en Nueva York, para formarse. Pese a haber vivido siempre fuera de Asturias mantiene el apego : “Cuando voy a Asturias estoy en casa”. Y desde el hogar paterno, en Oviedo, que visitó hace unos días respondió, por correo electrónico para minimizar contactos y riesgos, a las preguntas de LA NUEVA ESPAÑA sobre su nueva colección de libros, “Guardianes de la Tierra”, editada por Everest.

–¿”Guardianes...” es un proyecto personal o un encargo?

–Comenzó con un par de frases anotadas en un cuaderno. Después de mucho buscar, encontré una editorial que entendía el planteamiento y me apoyó. Recomiendo estos libros a primeros lectores, ávidos de aprender a razonar por sí mismos y deseosos de trabajar por un mundo mejor. Es importante hacer conscientes a los niños y niñas de que no se pueden utilizar a nuestro antojo los recursos de la Tierra, tenemos que seguir sus normas y aprender a escucharla. Intento que estos mensajes lleguen en un lenguaje que, por ser rimado y con no pocas dosis de fantasía, les parezca cercano y comprensible.

–Son cuatro relatos y cuatro protagonistas.

–Sí, por ahora, porque tengo en el horno otros cuatro. Cuando inicio un libro suele ser el personaje ya dibujado, en carne y hueso, el que me domina y me obliga a escribir su historia. Tras duras negociaciones, alcanzamos un acuerdo para que la historia se adecue a lo que yo quiero y a lo que él o ella exige.

–¿Y escribe los libros que le gustaría haber leído de niña?

–Tengo dos objetivos claros: el primero, que nunca un libro escrito por mí desanime a un niño o niña a seguir leyendo; el segundo, que lo que escriba me guste leerlo a mí. Nunca dibujo para mí misma, ilustró un texto para facilitar y animar a mis lectores a leer. Quiero que las ilustraciones seduzcan al lector. Mi deseo es hipnotizar a quien las contempla. A los niños y las niñas les recomiendo que lean lo que les guste y sobre los temas que les interés, que sepan decir no a un libro porque tienen derecho a que no les guste. Que cuando tengan pocas ganas de leer, lean cuentos cortos pero que siempre lean, porque las personas que lo hacen son mucho más difíciles de manipular cuando crecen.

–Cada vez más mujeres se dedican a la ilustración, ¿o es que tienen más visibilidad?

–En la ilustración la visión de las artistas siempre ha sido muy poderosa. Cuando yo empecé tuve que luchar para que por el mismo trabajo se me pagara lo mismo que a los hombres y cuando tuve a mi primera hija los editores dejaron de darme trabajo porque pensaban que iba a dejarlo. Siempre les digo a mis lectoras que aprovechen el colegio para saber lo que quieren y lo que no quieren hacer, porque si no los chicos tenderán a decírselo. Yo lucho por las mujeres que vienen detrás. No me siento pionera, que las ha habido antes de mí, pero sí luchadora, porque para vivir de la escritura y de la ilustración hay que pelear.

–¿Y el futuro?

–La epidemia ha sido un frenazo en seco. De un día para otro todo se canceló y la sensación fue que el trabajo se había terminado para siempre. Estoy haciendo exposiciones virtuales y vendo ilustraciones originales a través de mi web, nunca lo habría hecho si no hubiera habido pandemia. Y están surgiendo poco a poco talleres virtuales, pero no es lo mismo.

–¿Escribirá sobre la epidemia?

–En uno de los cuatro libros que formarán parte de la segunda entrega de “Guardianes de la Tierra”. Trata del equilibrio de la naturaleza y como nuestra inconsciencia causa algunas enfermedades. Se titula “La rebelión de los animales”. Lo hice en pleno confinamiento y la guardiana que protagoniza el libro va a tener que ponerse la mascarilla.

Compartir el artículo

stats