Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Peter Howe | Director del UWC Atlantic College de Gales, donde estudiará la Princesa de Asturias

“Es interesante tener una princesa con nosotros, pero Leonor será una más”

“Promovemos el compromiso social entre nuestros alumnos y jamás utilizamos la palabra ‘élite’, entendemos la educación de otro modo”

Peter Howe. | UWC

Peter Howe. | UWC

El canadiense Peter Howe, historiador del arte, apasionado por la educación, dirige desde 2017 el UWC Atlantic College, la escuela del Valle de Glamorgan (Gales) en la que la Princesa de Asturias cursará el Bachillerato internacional a partir del próximo curso. Howe fue durante cinco años director del UWC Maastricht y antes rector en UWC Adriatic en Duino, Italia, adonde se mudó con su familia desde Toronto en 2005. Tras una licenciatura en Finanzas y Economía y dos años trabajando en Procter and Gamble en Canadá, estudió Arte e Historia de la Arquitectura. Ha recibido la beca de investigación “Klingenstein” de la Universidad de Columbia para directores de Escuelas Independientes e Internacionales, el premio “Tributo a Maestros” de la Universidad de Stanford y la beca de Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades de Canadá, la principal beca del país financiada con fondos federales.

–Cuando conoció el proyecto UWC (Colegios del Mundo Unidos), quiso trabajar para ellos. ¿Cuál es la filosofía de la entidad?

–Conocí el proyecto y me entusiasmó. Apenas podía creerme que realmente existiera algo así. Por las aulas del colegio galés pasan estudiantes de noventa países a los que se les prepara para trabajar por el bien de la sociedad. Aspiramos a formar a los mejores con las miras puestas en el servicio a la sociedad y en la promoción del entendimiento mutuo, nunca en planteamientos elitistas. UWC fue fundada en 1962 por el educador alemán Kurt Hahn, quien también estableció el internado Gordonstoun en Escocia, al que asistió el príncipe Carlos, que a su vez fue presidente del UWC entre 1978 y 1995.

–Hacen mucho hincapié en la necesidad de educar para el mundo actual, ¿cuál es la base?

–El UWC se enfoca en reunir a estudiantes de diferentes países para promover el entendimiento mutuo. Los 350 estudiantes provienen de más de 90 países, la mayoría de los cuales son seleccionados a través del comité nacional de su país.

–Leonor de Borbón está llamada a ser reina de España, ¿qué marcará la diferencia de su aprendizaje en el colegio?

–Convivirá con estudiantes del mundo, algo que crea unos vínculos especiales. Promovemos el compromiso social de por vida y contamos con una red mundial de más de 60.000 graduados que creen que es posible marcar la diferencia en los ámbitos local, nacional e internacional.

Asturias y Gales dan nombre a los principados de los herederos de las coronas británica y española.

–Una feliz coincidencia, ahora que reparo en ello. Si miramos a la historia de España, vemos el importante papel que ha jugado la Familia Real como garante de la democracia y la libertad después de la dictadura de Franco. Sabemos la gran responsabilidad que tiene y la que tendrá que asumir Leonor.

–¿Qué papel juegan el deporte y las actividades al aire libre en sus planes educativos?

–No tenemos deportes de competición en ligas oficiales, como hacen otros colegios, en cambio practicamos ejercicio saludable y mucho contacto con el aire libre; hacemos actividades en el mar y en el valle, donde los estudiantes cultivan productos y se convierten en granjeros. Aprovechamos las posibilidades que nos da el entorno. Es una vida muy galesa (risas).

¿La Princesa será una más en ese gran “mix” de alumnos?

–Exactamente. Ella será como otra alumna cualquiera, aunque, por supuesto, tener una princesa entre nosotros es otro ingrediente interesante en nuestro conjunto de alumnos, pero de trato especial nada de nada.

–Leonor también participará en las tareas sociales que promueve el colegio, ¿por ejemplo?

–Cada semana tenemos unas horas estipuladas para ese tipo de labores. Por ejemplo, la princesa Elizabeth de Bélgica enseñó a nadar a niños de un colegio cercano; Leonor podrá hacer cosas similares. También llevamos a cabo trabajo con personas mayores.

–Estamos en plena pandemia y corren tiempos duros, ¿cómo amoldan esa realidad a su proyecto educativo?

–Es más importante que nunca educar a la gente en la unidad. El mundo cada vez está más dividido y es más complejo. Vemos a líderes que dan respuestas simples a problemas complejos y necesitamos justo lo contrario.

–La organización logística del internado también parte de un concepto abierto, ¿cómo será el entorno doméstico de la Princesa de Asturias?

–Los estudiantes viven en casas con unas quince plazas y dormitorios compartidos. Tratamos de mezclar a personas de diferentes nacionalidades e idiomas.

–En el aspecto académico también tienen fama de muy exigentes...

–Nuestros estudiantes hacen el Bachillerato internacional con un nivel de exigencia muy alto. Es una enseñanza para el mundo actual. Educar es más importante que nunca. Esperamos mucho de nuestros alumnos y confiamos en que la Princesa Leonor sea muy feliz estos dos años.

–Cambia un palacete del siglo XX por un castillo del siglo XII.

–La restauración la inició en 1925 el magnate de la prensa William Randolph Hearst, que adquirió también las tierras colindantes al castillo. En los años 60 lo compraron los fundadores de UWC.

Compartir el artículo

stats