Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Náufragos o los primeros en la Antártida

La asturiana Alicia Vallina rescata en un cómic la aventura del “San Telmo”, el navío español desaparecido en 1819 rumbo a las colonias

Páginas del álbum ilustrado “San Telmo”.

Páginas del álbum ilustrado “San Telmo”.

La historia de los primeros marinos españoles que pudieron haber pisado las costas de la Antártida en 1819 ha sido rescatada por la editorial de cómics históricos “Cascaborra”, en un álbum que saldrá a la venta el 25 de febrero y que lleva por título el nombre del buque de guerra en el que navegaban, “San Telmo”. El cordobés Sergio Galisteo se ha encargado de las ilustraciones y el guión ha corrido a cargo de la asturiana Alicia Vallina, doctora en Historia del Arte y miembro del Cuerpo Facultativo de Conservadores de Museos del Estado.

El “San Telmo” fue uno de los buques de guerra de la División del Mar del Sur, que el 11 de mayo de 1819 salió del puerto de Cádiz con destino a Lima para sofocar los levantamientos por la independencia en los territorios de la Corona española en ultramar.

Alicia Vallina cuenta que el navío había sido construido el 20 de junio de 1788 en los Reales Astilleros de Esteiro de El Ferrol y tenía uno de los mejores diseños navales de finales del siglo XVIII. Con 52 metros de eslora y 14,5 de manga, quilla de roble y dos puentes para la artillería, iba equipado con 74 cañones y alcanzaba una velocidad máxima de 14 nudos. El brigadier Rosendo Porlier y Sáenz de Asteguieta dirigía la División y Joaquín de Toledo y Parra se puso al mando del “San Telmo”, con una tripulación de 644 hombres.

Las cuatro embarcaciones de la División llegaron juntas al mar de Drake pero los temporales y las tormentas acabaron por dispersarlas y causar graves daños en el “San Telmo”, que nunca llegó a puerto.

De la desaparición y el hundimiento del “San Telmo” escribieron autores como Antonio de San Martín en “Viaje a la eternidad”, en 1883, y Pío Baroja, en un artículo publicado en el diario “Ahora Madrid” el 14 de enero de 1934 y titulado “El final del navío San Telmo”. Su memoria se fue diluyendo con el tiempo, hasta que, entre 1993 y 1995, el arqueólogo Manuel Martín Bueno con un equipo de arqueólogos como él, pero también de geólogos y marinos de la Armada, con representación española y chilena, realizó varias campañas de investigación en la zona donde el “San Telmo” pudo haber naufragado. Registraron anomalías magnéticas, que podrían corresponder con cañones y anclas sumergidas y en tierra encontraron algunos objetos como restos de madera y calzado. Aunque no hay pruebas de que ninguno de ellos perteneciera al “San Telmo”, Alicia Vallina afirma que en ellos se han querido ver indicios de que el navío “pudo llegar a la costa del continente helado”, lo que significaría que los marinos españoles que viajaban en él fueron los primeros en pisar la Antártida.

Alicia Vallina.

Alicia Vallina.

Sobre aquel barco perdido en medio del hielo, comenta la historiadora asturiana, se construyó “un mito”, popular entre los siglos XIX y XX, que Galisteo y Vallina han rescatado y narrado, dándole forma de cómic.

El álbum “San Telmo”, el número 30 de la colección “Historia de España en viñetas”, pretende ser también, según sus editores, “un emotivo homenaje a los hombres que fallecieron en uno de los naufragios más emblemáticos de la historia de nuestra Real Armada”.

Hace un par de años, en mayo de 2019, el Museo Naval de San Fernando, en Cádiz, organizó una exposición por el bicentenario de la desaparición en la Antártida del “San Telmo”.

Compartir el artículo

stats