Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El artista Pablo Armesto despliega en Madrid una galaxia de luz

El creador gijonés presenta su cuarta exposición en la capital de la mano de la galería Marlborough, en una jornada inaugural “atípica pero intensa”

Pablo Armesto, visto a través de una de sus obras, ayer, en la galería Marlborough. | JOSÉ LUIS ROCA

Pablo Armesto, visto a través de una de sus obras, ayer, en la galería Marlborough. | JOSÉ LUIS ROCA

El artista gijonés Pablo Armesto inauguró ayer en la galería Marlborough de Madrid “Donde el camino se hace línea”, una exposición a la que, aprovechando el parón de la pandemia, ha dedicado más tiempo que a ninguna de las que había presentado hasta ahora y de la que le gusta pensar que le ha quedado “redonda”, hasta en el montaje, del que ayer, desde Madrid y por teléfono, destacó su “buena narrativa”. A Armesto la apertura de “Donde el camino se hace línea” le resultó “atípica”, en consonancia con la nueva era covid, pero, quizás por ello, “más intensa”. Él personalmente recibió a los visitantes durante la mañana, y lo mismo tenía pensado hacer por la tarde. Les acompañó de obra en obra, con lo que “la experiencia es más rica en matices y el espectador entiende mejor la obra”. “Salen ganando el artista y la gente”, en su opinión.

Pese a ello, Pablo Armesto echó de menos “la alegría” de las inauguraciones convencionales. Para compensarle el equipo que ha colaborado en el montaje de la exposición organizó un “pequeño catering” y celebraron discretamente el comienzo de la exposición con unas cervezas.

A los amigos que por la mañana se dejaron caer por la Marlborough, la nueva producción de Armesto les gustó. El artista ha notado, en esta ocasión, que la gente llega “con interés y con información”. Como pasará en Madrid todo el mes, previo aviso y siempre que le sea posible, estará disponible para guiar a los visitantes por la exposición.

Admite que a él la parte “más comercial” le cuesta, aunque cumple con ella con agradecimiento al público y a los medios de comunicación. “Yo, disfrutar, disfruto pensando las obras y haciéndolas en el estudio”, confesó.

Un par de visitantes, ante las piezas de Armesto.

Un par de visitantes, ante las piezas de Armesto.

“Donde el camino se hace línea” era una exposición cuya presentación estaba prevista para el año pasado, pero la epidemia de coronavirus lo impidió y Armesto ha tenido tiempo de darle muchas vueltas. Es la cuarta muestra de Armesto en Madrid con la galería Marlborough.

Pablo Armesto tiene en agenda la presentación de nuevas obras, el próximo mes de septiembre, en el Museo de Bellas Artes de Asturias, en Oviedo.

“Mi creación es interdisciplinar”, afirmó en su día, hablando de su nueva exposición, Pablo Armesto, nacido en 1970 en Suiza, adonde sus padres habían emigrado. En “Donde el camino se hace línea” sigue siendo evidente que se continúa manejando entre la pintura, la escultura y la instalación. En la Marlborough el público encontrará algunas obras de pared, otras de carácter escultórico y una instalación. Alfonso de la Torre, el crítico que firma los textos del catálogo de “Donde el camino se hace línea”, atribuye a Pablo Armesto “un pensamiento exploratorio” y dice de él que en esta exposición “ha hecho posible reunir lo estable y lo que parece frágil”.

“Donde el camino se hace línea” estará en la Marlborough hasta el 17 de abril. Más adelante Armesto participará en la feria Estampa de arte contemporáneo, en el Ifema de Madrid, con la galería gijonesa de Aurora Vigil-Escalera. En el horizonte, tras el verano, tiene cita con los asturianos en el Museo de Bellas Artes.

Compartir el artículo

stats