“Antes hacíamos las producciones como si fuera la primera vez, ahora las hacemos como si fuera la última”. Así resume el director de escena Curro Carreres el sentimiento del equipo que estos días ensaya en el teatro Campoamor las zarzuelas “Agua, azucarillos y aguardiente” y “La Revoltosa ‘69”, que se representarán los días 22 y 24 de este mes en el marco del XVIII Festival de Teatro Lírico Español de Oviedo. Las entradas ya están agotadas hace días.

Una zarzuela doble “como si fuera la última”

Una zarzuela doble “como si fuera la última”

Carreres ha diseñado un programa doble que comparte parte de la escenografía y que tiene una importante carga femenina de “mujeres que tienen que luchar contra el machismo”, ya sea en el Madrid de Recoletos del siglo XIX en el que se sitúa “Agua, azucarillos y aguardiente” o en la corrala, también madrileña pero de 1969 en la que se sitúa esta versión de “La Revoltosa”.

Una zarzuela doble “como si fuera la última”

Una zarzuela doble “como si fuera la última”

Carreres ha introducido “algunos giros de guion” para llevar la acción a la actualidad, aunque no hasta el punto de llegar al momento presente, “aunque podríamos haber puesto en su balcón a cada uno de los vecinos de la corrala”, explica.

Fotomontaje de la escenografía. | Luisma Murias / LNE

Fotomontaje de la escenografía. | Luisma Murias / LNE

Son dos obras que el director musical, Miquel Ortega, califica de “muy divertidas y agradecidas”, algo a lo que contribuyen los actores cantantes y los cantantes actores. “Los cantantes están muy bien en la parte actoral y los actores cantan muy bien”, subraya Ortega. Entre ese elenco están los asturianos Beatriz Díaz, María José Suárez, Jorge Rodríguez Norton, Carlos Mesa, Roca Suárez, Enrique Dueñas o Sandro Cordero, “todos están a un nivel muy alto”, insiste Ortega, que compara este trabajo “con los musicales americanos”.

De izquierda a derecha, Pablo Moras, Miquel Ortega y Curro Carreres. | Luisma Murias / LNE

De izquierda a derecha, Pablo Moras, Miquel Ortega y Curro Carreres. | Luisma Murias / LNE

Tanto el director musical como el de escena dejan patente su agradecimiento a la Fundación Municipal de Cultura del Ayuntamiento de Oviedo, que ha recuperado el ciclo de zarzuela que tuvo que suspenderse por el coronavirus. Ahora piden que el público disfrute y se evada un poco de la pandemia.

Carlos Mesa, durante la prueba de vestuario. | Luisma Murias / LNE

Carlos Mesa, durante la prueba de vestuario. | Luisma Murias / LNE

Mañana comenzarán los ensayos en el escenario y pronto se sumará la orquesta Oviedo Filarmonía, que, junto con la Capilla Polifónica Ciudad de Oviedo, bajo la dirección de Pablo Moras, serán los encargados de poner música y voz coral a las obras de Chueca y Chapí.

Figurines diseñados para la  zarzuela.| Luisma Murias / LNE

Figurines diseñados para la zarzuela.| Luisma Murias / LNE