La venta del Goya de la Fundación Selgas-Fagalde ha caído como un jarro de agua fría en los círculos culturales y académicos de la región, que recriminan a los representantes institucionales en el patronato que aprobó la operación la pérdida para Asturias de un patrimonio excepcional y la vulneración de los fines estatutarios, entre los que figura preservar y mantener “en el mismo estado que lo recibe” las edificaciones, el mobiliario y las colecciones artísticas y bibliográficas que los hermanos Selgas reunieron durante toda su vida.

El profesor de Historia del Arte de la Universidad de Oviedo Javier González Santos, expresó “serias dudas” al respecto. “Es una cosa trágica porque la Fundación se creó para conservar un patrimonio de una familia comprometidísima con Asturias, con el progreso y la instrucción”, expuso. González Santos contó que, hace ya algún tiempo y en vista del cariz que estaban tomando los acontecimientos –antes de la venta del Goya, la Fundación intentó hacer caja con una Inmaculada del Greco– él, a título personal, puso “en conocimiento del Rector y de la Consejería de Cultura” su “malestar” por la gestión de una Fundación en la que ambos participan. “Cuando la Fundación Selgas-Fagalde dio entrada a la Universidad y al Principado lo hizo para que fueran los garantes de la institución. Esos garantes han mostrado una gran falta de sensibilidad hacia los designios de la familia Selgas-Fagalde, que fueron unos patriotas que quisieron vincular su patrimonio a Asturias”.

“Es una cosa trágica porque la Fundación se creó para conservar un patrimonio de una familia comprometidísima con Asturias, con el progreso y la instrucción”

Sin entrar a valorar la gestión de la Fundación, el director del Museo de Bellas Artes de Asturias, Alfonso Palacio, se lamentó de que el Goya no haya podido quedarse en la principal pinacoteca regional. “Era un patrimonio vinculado a Asturias desde hacía más de un siglo. Ojalá el Bellas Artes o el Principado hubieran podido hacer un esfuerzo para incorporarlo a la colección de Goyas, cuadros y grabados, que tenemos en el museo”, indicó. Añadió que “de no quedar aquí no hay mejor sitio para esa obra que el Prado”.

Palacio también destacó el papel que la Fundación Amigos del Museo del Prado, que compró el Goya de los Selgas con sus fondos para donarlo después al museo y recordó que los Amigos del Bellas Artes de Asturias ha solicitado a la Fundación Selgas-Fagalde la cesión de la Inmaculada del Greco, para su exposición temporal en el Bellas Artes, de momento sin haber obtenido respuesta.

El catedrático de Derecho y patrono del Bellas Artes de Asturias Leopoldo Tolivar advirtió que “las administraciones públicas no pueden estar en un lugar donde no haya transparencia” y lamentaban que en una Fundación tan “opaca” estén instituciones como la Universidad, a la que pertenece, o la Consejería de Cultura: “Espero que su comportamiento haya sido digno y lamento que no hayan ejercido sus derechos de tanteo y retracto” para retener el Greco de los Selgas en Asturias.

Por supuesto que no es algo positivo para la cultura, nadie quiere ver salir un Greco o un Goya de Asturias, pero yo confío en la valoración que ha hecho una comisión del Ministerio de Cultura”, ha declarado.

Carlos Valle: “El Ayuntamiento de Cudillero vela para que la Quinta del Pito esté abierta”

El alcalde de Cudillero, Carlos Valle (PSOE), es hasta ahora, el único miembro del patronato de la Fundación Selgas-Fagalde que se ha manifestado públicamente sobre la venta del Goya“.

“Entendemos el sentir de Cudillero. también las situaciones que tiene que afrontar una Fundación con un presupuesto exclusivamente privado, sin ningún tipo de financiación pública”, agregó. El Ayuntamiento, dijo, mantiene “una relación meramente formal y administrativa, cordial, con la Fundación, para velar por un patrimonio de interés cultural, que es la Quinta de los Selgas” y “vela para que la finca esté abierta: es la joya de la Fundación”, subrayó.

“Lo que diga la Fundación lo tiene que decir su presidente, en nombre de todos los vocales. Hay dos asambleas anuales del patronato y el representante de esos acuerdos es el presidente”, insistió, declinando revelar su voto sobre la operación del Goya. “Los anteriores gobiernos municipales estuvieron en asambleas en la que se trató el tema”, informó. Acabó lanzando un órdago: “Si el PP u otro grupo de la oposición municipal quiere hacerlo, que me presente una moción pidiendo que el Ayuntamiento se endeude por los 3,3 millones en los que se vendió el cuadro, y mañana mismo solicito una ampliación de la capacidad de endeudamiento y lo compramos para colgarlo en el salón de plenos. Hago lo que el pueblo diga”.