Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pintar con drones de luz, el último gol de Frodo Álvarez

El artista ovetense retrata con una cámara, y sin retoques digitales, a un futbolista de 40 metros de altura a punto de chutar en el cielo de Madrid

Por la izquierda, de pie, Andrés Fernández, Ernesto Albacete, Omar Alwaily y Álvaro Vallés; en cuclillas, Gonzalo Tevar, Cédric Mérand y Mario Lechuga, en una composición hecha por Frodo Álvarez (con el escáner especial que quiere vender) con el futbolista dibujado por drones. FRODO ÁLVAREZ

Utilizando el oscuro cielo madrileño como lienzo, Frodo Álvarez (Oviedo, 1977) se propuso hace unos días pintar con drones de luz a un futbolista gigante a punto de golpear el balón. El artista asturiano apostó fuerte y marcó gol: consiguió una imagen que parece imposible de captar con una cámara fotográfica, sin ayuda del retoque digital. Pero Álvarez hace posible lo imposible. Es un referente mundial del “light painting”: realiza fotografías artísticas utilizando largas exposiciones ante focos de luz para lograr sorprendentes efectos. Lo novedoso de su último proyecto es que esa luz que pinta en el aire sale de los drones. En concreto, de cinco drones.

Frodo Álvarez. | MIKI LÓPEZ

Frodo Álvarez. | MIKI LÓPEZ

“El dibujo lo conseguimos en cuatro o cinco minutos. Pero detrás de ello hay un trabajo previo de hacer el diseño, en este caso un futbolista, y luego pasarlo al lenguaje de los drones para que sepan cuándo se tienen que encender y apagar, de qué color pintar, qué movimiento seguir...”, explica el artista ovetense. No es la primera vez que trabaja con drones –por ejemplo, en 2019 realizó una fotografía en un circuito de Valencia con motivo de la Iberian Drone League–, pero nunca lo hizo a este nivel. “Hace un mes recibí de la agencia Creartys una propuesta para un campeonato de fútbol de Oriente Medio. Y pensamos en hacer algo a lo bestia con drones”, detalla. Ahí es donde entró en juego el equipo Umiles Drone Light Show, especializado en hacer coreografías con hasta 70 drones. Para el proyecto de Frodo solo fueron necesarios cinco.

Todo se hizo en un aeródromo de Madrid, una vez caída noche, ya que para desarrollar “light painting” es necesaria la oscuridad. “Teníamos cuatro intentos, porque entre el toque de queda y la batería de los drones no había tiempo para más. Sabíamos que había que afinar todo lo posible desde la primera foto. Y a pesar de que fuimos un poco a ciegas, acertamos muy bien”, comenta. De hecho, la imagen finalmente seleccionada fue esa primera. En ella se ve la silueta de un futbolista de unos cuarenta metros de alto trazado en el cielo con colores rojos, azules y morados, y a punto de golpear un balón.

Para realizar esa espectacular fotografía, explica el artista ovetense, “tuvimos que elevar en el cielo los drones y en el momento que encendían su luz, el sensor de mi cámara los iba captando”. Además, “colocamos dos linternas filtradas a verdes para iluminar el suelo y simular el césped del campo”. Quizá lo más difícil fue conseguir el efecto del balón. “Es una luz con una cuerda en el extremo que cuando la giras alrededor de la muñeca y lo haces con cuidado generas una bola de luz. Si lo haces más cerca de la cámara sale más grande y si lo haces más lejos, más pequeña. Hay que encontrarle el punto”, detalla. En la imagen elegida esa esfera “no sale del todo correcta”, según opina Frodo Álvarez, pero el conjunto de la composición “transmite mucho”. Principalmente, porque el cielo no sale tan oscurecido como en las fotografías que se tomaron posteriormente, lo que permite apreciar mejor las dimensiones del futbolista. En su realización también participó Mario Lechuga, otro “light-painter” que acompaña habitualmente al asturiano.

¿Y ahora qué? Frodo Álvarez asegura que los drones le abrieron los ojos “para crear todavía muchísimo más”. Y ya tiene otra experiencia preparada para el mes que viene. “Quedará mejor todavía”, afirma. El ovetense, que tiene su propia empresa, llamada Children of Darklihgt, está en un momento de “reinvención” tras la pandemia. “Mi trabajo estaba enfocado a eventos, así que me llevé un duro golpe”, confiesa.

Con el covid pensó, entonces, en nuevos planes y salió la idea de hacer directos de “light painting” a través de Youtube. “La gente lo recibió muy bien y ahora estoy apostando fuerte por ello”, agrega. También apuesta fuerte por impartir cursos sobre “light painting” a través de una academia de Barcelona, y por desarrollar, para su posterior venta, una herramienta (“Scanner Dkl Pro” lo llama) que permite iluminar modelos en las fotografías y crear efectos como los que se ven en la imagen que acompaña este reportaje. “Lo estoy haciendo con Edu Cajigal, de Gijón. Tengo mucha ilusión puesta en ello”, concluye.

Por la izquierda, de pie, Andrés Fernández, Ernesto Albacete, Omar Alwaily y Álvaro Vallés; en cuclillas, Gonzalo Tevar, Cédric Mérand y Mario Lechuga, en una composición hecha por Frodo Álvarez (con el escáner especial que quiere vender) con el futbolista dibujado por drones. | FRODO ÁLVAREZ

Compartir el artículo

stats