Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La cantera de la cocina asturiana triunfa en Madrid

Pablo García, de Laviana, gana el Premio Promesas de la escuela Le Cordon Bleu, y Daniel Silvestre, alumno en Gijón, queda en segundo lugar

Pablo García Llorente, durante la prueba en Le Cordon Bleu.

Pablo García Llorente, durante la prueba en Le Cordon Bleu.

Marthe Distel y Henri-Paul Pellaprat fundaron en 1896, en París, la escuela Le Cordon Bleu, en la que se forma la élite mundial de la cocina. Su delegación en España convoca anualmente el Premio Promesas, para estudiantes, que en su novena edición, disputada ayer el Madrid, ha tenido sabor netamente asturiano. El ganador ha sido Pablo García Llorente, alumno del instituto Valle de Aller y de 22 años, y el segundo calificado ha sido un jienense de 26 años, Daniel Silvestre Bueno, que se forma en el Centro Integrado de Formación Profesional Hostelería y Turismo de Gijón.

La Escuela Le Cordon Bleu de España tiene su sede en la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid y en sus instalaciones compitieron ayer los diez finalistas del reputado concurso, llegados de distintas comunidades autónomas. Asturias estaba representada por partida doble e hizo doblete en el palmarés.

“En España se come bien en general, en cada sitio en su especialidad, pero Asturias destaca por excelencia”, opinaba ayer por la tarde el lavianés Pablo García Llorente, ya pasados los nervios de una competición que comenzó a las ocho de la mañana y acabó pasada la una y media. A las seis de la mañana los concursantes ya estaban en pie, para pasar las pruebas que exigía el protocolo anticovid. El jurado estuvo presidido por el chef riojano dos estrellas Michelin Francis Paniego.

Los aspirantes tenían que “demostrar su técnica, destreza y creatividad, a partir de unos ingredientes y técnicas comunes: lomo de lubina, salsa holandesa y pommes dauphines”. Pablo García Llorente, que aprendió de niño a cocinar con su abuela y que se confiesa amante de los guisos y los arroces, desplegó su talento con una degustación de seis preparaciones de lubina, con un guiño a Asturias en el escabechado de una de ellas, que Víctor Pérez Castaño, el profesor que lo acompañó en la convocatoria, cuenta que estaba inspirado en el que se usa con la xarda.

El flamante ganador del Promesas preparó su pescado escabechada, marinado, en pil pil, con jugo. Innovó con la sala y las patatas, se marcó un gel de zanahoria con cardamomo y un puré de apionabo con aceituna negra. Pese a su juventud es todo un veterano en los concursos culinarios, ha ganado varios nacionales, el año pasado el “Escoge a tu pinche” en Fusión Madrid, y en Asturias, el de Amigos del Nabo y el de la Xata Roxa. Dice que disfruta pensando en las recetas con las que competirá y que le gusta poder conocer gente nueva. De su última experiencia, ayer en Madrid, afirma que ha sido “espectacular”. “Es un sueño hecho realidad. Le di muchas vueltas al plato que quería presentar y al final todo ha salido en cocina como tenía en mi cabeza”, declaró. Como premio ha recibido una beca para estudiar un diploma en Le Cordon Bleu Madrid, por 23.000 euros.

El segundo clasificado, Daniel Silvestre Blanco, se lleva otra beca para cursar un certificado de la escuela por 8.500, que empezará de inmediato. El andaluz, de La Carolina, lleva cuatro años en Gijón. Llegó por trabajo y en cuanto acabe su periodo de formación espera retornar a las cocinas del restaurante “Mamáguaja”. El de ayer fue su primer concurso importante, y cree que el jurado tuvo en cuenta su capacidad para reaccionar frente a los imprevistos. “Durante la elaboración de la lubina tuve que modificar el plato, por un problema con la piel y las raciones”, explicó. María Busta, la profesora que lo acompañó, destacó que tanto él como el ganador, demostraron tener “tablas en la cocina”.

En el futuro Pablo García Llorente querría abrir su propio restaurante, Daniel Silvestre Bueno no lo tiene tan claro, tal vez elija la enseñanza. En lo que ambos coinciden es en que para destacar en la cocina lo importante es “que te guste” y en que su objetivo inmediato es “aprender todo lo posible”.

Compartir el artículo

stats