Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Estado responsabiliza al Principado del destino del Greco de la Fundación Selgas

El Ministerio de Cultura indica que la inexportabilidad es “una medida cautelar”, hasta que la autonomía inicie la declaración de Bien de Interés

La “Inmaculada” del Greco, de la Fundación Selgas-Fagalde.

La “Inmaculada” del Greco, de la Fundación Selgas-Fagalde.

El Ministerio de Cultura explica que la declaración de inexportabilidad del cuadro de la “Inmaculada” del Greco, propiedad de la Fundación Selgas-Fagalde, el pasado 17 de diciembre, “es una medida cautelar, que se adopta cuando las circunstancias lo aconsejan y está vigente hasta que la comunidad autónoma inicie expediente de protección de ese bien”. A partir de entonces, toda la responsabilidad sobre el destino del cuadro queda en manos de la Administración autonómica, en este caso de la Consejería de Cultura del Principado, a quien corresponde iniciar los trámites para su declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) . Las fuentes ministeriales consultadas por LA NUEVA ESPAÑA indicaron que “la declaración de BIC siempre es autonómica, la única vez que el Estado puede hacerla es en el caso de bienes que sean propiedad de la Administración estatal”. El Principado no se ha pronunciado sobre si ha iniciado ya o pretende iniciar esa declaración.

De la importancia de la “Inmaculada” del Greco, que ya no figura en la web de la Fundación Selgas-Fagalde entre las obras de La Quinta del Pito y que hace unos días reapareció en la galería madrileña Caylus, en un reportaje de “Informe semanal” sobre el Ecce Homo que se atribuye a Caravaggio, da idea el hecho de que la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico lo declarara inexportable: ese organismo autoriza anualmente la salida de 16.000 obras de arte del país y solo deniega unas 15 solicitudes, como media. El año pasado una de las exportaciones que se prohibió fue la del Greco de los Selgas.

“No hay ninguna duda de que es una obra del Greco”, indicaron desde el Ministerio, “y de la suficiente importancia como para que se declare inexportable”. “Las catalogaciones del Greco han ido cambiando, ha habido revisiones, se han ido modulando, y también pesa el ojo del especialista y la documentación que se haya ido encontrando”, explicaron. En el caso del pintor manierista, los expertos clasifican su obra en cuatro categorías: Greco, Greco y taller –el cuadro fue pintado por el artista, con algunos toques de sus discípulos–, taller y Greco –la participación del pintor es menor y el grueso del trabajo corrió a cargo del taller– y taller. Desde el Ministerio descartan que la “Inmaculada” de los Selgas sea una obra de taller, sin más, y no tienen duda de que en el lienzo hay pinceladas del artista cretense.

El cuadro es una copia en pequeño formato (1,08 x 0,58 metros) de la que el artista realizó para la capilla funeraria de Isabel Oballe en la iglesia de San Vicente, en Toledo. Fue cedida en 1999 al Museo Thyssen de Madrid, para una exposición temporal y viajó a Roma y Atenas. Todo ello ratifica el valor y el interés del cuadro.

Sobre lo más deseable para el cuadro, el portavoz del Ministerio citó el preámbulo de la Ley de Patrimonio Histórico Español, en el que se lee que “en un Estado democrático estos bienes deben estar adecuadamente puestos al servicio de la colectividad en el convencimiento de que con su disfrute se facilita el acceso a la cultura y que ésta, en definitiva, es camino seguro hacia la libertad de los pueblos”. No obstante, el Ministerio considera que el cuadro está a buen recaudo en Caylus, galería especializada en pintura antigua española que regenta José Antonio de Urbina, “un anticuario muy solvente y uno de los más importantes del mundo”.

Sobre el precio del cuadro, que cuando se presentó la solicitud de exportación para su venta al Museo de Bellas Artes de Budapest, en Hungría, se habría fijado en unos 7 millones de euros, el Ministerio de Cultura entiende que es “el que se quiera pagar por él”. La declaración de inexportabilidad, comentaron las mismas fuentes, reduce el número de potenciales compradores, que quedan restringidos al mercado nacional, y, por la ley de oferta y demanda, ello redunda en el precio, abaratándolo.

El secretario general y portavoz parlamentario de Foro Asturias en la Junta, Adrián Pumares, convocó ayer a los medios a las puertas de La Quinta de los Selgas, en Cudillero, para exigir a la Consejería de Cultura que, “ante la opacidad, el oscurantismo y el desprecio a nuestro patrimonio cultural de la Fundación Selgas-Fagalde”, inicie “los trámites que permitan declarar BIC La Quinta, la iglesia y todo el contenido”. Anunció que el martes interpelará a la consejera Berta Piñán, a la que acusó de “colaborar con su voto”, como patrona de la entidad, “a malvender” la primera obra catalogada de Goya, “Aníbal vencedor”, también propiedad de la Fundación Selgas-Fagalde, que adquirieron los Amigos del Prado por 3,3 millones. El portavoz de Foro tomó fotos y vídeos a las puertas de La Quinta, desde el exterior, hasta que una empleada le conminó a que dejará de grabar y se marchara.

Compartir el artículo

stats