Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Fundación Selgas vende sus cuadros muy por debajo del valor de mercado

Amigos del Prado compró el Goya por 3,3 millones, aunque está tasado en 14,9 | El Greco costaría 20 millones, el triple del precio que se barajó

El “Aníbal” de Goya que perteneció a la Fundación Selgas, hoy en el Museo del Prado.

El “Aníbal” de Goya que perteneció a la Fundación Selgas, hoy en el Museo del Prado.

La Fundación Selgas-Fagalde, que gestiona el fabuloso patrimonio y la colección artística de la Quinta de El Pito (Cudillero), habría vendido su Goya “Aníbal vencedor” cinco veces por debajo del precio de mercado. El precio que alcanzaría esta obra señera, una de las primeras que se conservan del genio aragonés, sería de 14,9 millones de euros, muy por encima de los 3,3 millones que pagó la Asociación de Amigos del Prado, que luego cedió esta obra a la pinacoteca nacional. Algo similar pasaría con la otra joya pictórica de los Selgas. La Fundación pretendía vender al museo de Budapest una Inmaculada de El Greco cuya venta se habría pactado en 7 millones de euros. La tasación indica, en cambio, que esa pieza de extraordinaria calidad estaría valorada en 20,4 millones de euros.

La Inmaculada del Greco de la colección Selgas-Fagalde.

Estas dos tasaciones han sido elaboradas, a petición de LA NUEVA ESPAÑA, por Ana María Fernández García, catedrática de Historia del Arte de la Universidad de Oviedo, directora del departamento de Arte, que además es perito tasadora judicial, profesora de tasación y mercado de arte y experta en tasación por Sotheby´s. Los fines estatutarios de la Fundación Selgas-Fagalde son, textualmente, “el perfecto mantenimiento de la Iglesia de Jesús Nazareno, Cripta, instalaciones y anexos, y del Conjunto de ‘La Quinta’ con todas sus edificaciones, mobiliario, colecciones artísticas y bibliográficas”. Pese a ello, se ha consumado la venta del “Aníbal” de Goya, un lienzo que originalmente estuvo en el palacete de Cudillero y que, al ser cedido al Prado en 2011, fue asegurado por el Estado por un valor de 18 millones de euros. La Fundación Selgas, que esgrime “necesidades económicas” y que, aparte de la Quinta y su colección, cuenta con un patrimonio inmobiliario valorado en cerca de 100 millones de euros, también intentó vender a Hungría la Inmaculada de El Greco, pero la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico del Ministerio de Cultura frenó esa operación y lo declaró inexportable. Posteriormente, ese cuadro que antes estaba colgado en la biblioteca de El Pito, apareció en la galería Caylus de Madrid, durante una entrevista que el programa de TVE “Informe semanal” hizo a su director, que aparecía en cámara con el Greco al fondo. A preguntas de LA NUEVA ESPAÑA, la galería aseguró que el cuando no estaba “ya” a la venta. Ahora se desconoce su paradero.

La consejera de Cultura, Berta Piñán, integrante del patronato de la Fundación Selgas-Fagalde, delegó su voto en el presidente de la entidad, el abogado Gregorio Peña, en la reunión de noviembre pasado donde se comunicó al órgano rector de esta fundación la intención de vender la Inmaculada. Una semana después, Piñán envió una carta a Peña indicándole que rechazaba la operación. Piñán prometió, hace varias semanas ya, que aclararía en la Junta el caso de la venta de las joyas pictóricas de los Selgas, al que se refiere como “un asunto complejo”. El alcalde de Cudillero, Carlos Valle (PSOE), también miembro del patronato, sí estuvo presente en la junta de noviembre, según reconoció él mismo a este periódico. No obstante, rehusó aclarar si había votado a favor o en contra de la venta de un cuadro que, hasta la fecha, era uno de los valores patrimoniales más relevantes de Cudillero.

El cuadro “Aníbal vencedor contempla por primera vez Italia desde los Alpes” fue adquirido el 3 de mayo de 1890 por Ezequiel Selgas, que lo colgó en el tocador que hay entre su alcoba, la Leones, y la de su esposa Faustina, la Luis XVI. La importancia de esa obra de extraordinaria calidad radica, en buena medida, en que es una obra juvenil del pintor aragonés. El “primer Goya”, diríase.

Para efectuar la tasación de este cuadro que acaba de venderse por 3,3 millones, la catedrática Ana María Fernández toma como referencia la venta de otras obras de Goya. Un de estos hitos de referencia es la venta del boceto de este mismo cuadro. En Sotheby’s se subastó en 2000 por 455.236 euros. En enero del año pasado volvió a salir a subasta en la misma casa y alcanzó un precio de 1,3 millones de euros. “Sólo si tomásemos como referencia el precio de remate del boceto para realizar una estimación del valor del cuadro que hoy se exhibe en el Prado, el precio del centímetro cuadrado de un cuadro de Goya (en este caso un boceto) sería de 1.055,72 euros. Aplicado al cuadro que perteneció a la Fundación Selgas-Fagalde, que tiene una superficie de 11.440,5 centímetros cuadrados, arrojaría un valor estimado de 12.077.964 millones sin incluir la comisión de sala”.

Esta comparación no deja de ser con un boceto, “un esbozo del cuadro inacabado, y por lo tanto de mucho menos valor”. Al comparar el “Aníbal” con otras versiones definitivas de cuadros de Goya vendidas en casas de subastas como Sotheby`s o Christie’s, el valor aumentaría. Antes de hacer una nueva comparativa económica, la catedrática de Arte hace estas precisiones: “En los últimos 40 años ha habido poca presencia de Goya en el mercado internacional, lo que nos obliga a tomar como hitos retratos de menos interés y precio, a elegir soportes distintos al de referencia e incluso a no actualizar los precios finales con las subidas de los precios al consumo. La escasez de piezas goyescas en el mercado obliga a seleccionar hitos no excesivamente representativos y a años luz de la calidad del ‘Aníbal’ y de su importancia en la biografía del zaragozano. Porque, no olvidemos, comprar hoy un Goya es un privilegio porque sus obras no suelen estar en los circuitos del coleccionismo particular sino en los museos. Y que se ponga a la venta una pieza del maestro zaragozano de tanta calidad como ésta, un verdadero hito de una etapa de la vida artística de Goya hasta hace pocos años desconocida, y sobre la que no cabe ningún tipo de duda sobre su autoría, es una excepción que tardará décadas en volver a producirse”.

Hechas estas precisiones, la tasadora compara el ‘Aníbal’ que fue de los Selgas con estas obras y sus precios de venta: “La muerte del picador” (2,8 millones ), “Sorting the Bulls” (1,9 millones ), “Retrato del príncipe Alois Wenzel” (1,4 millones) y “Retrato de la actriz Rita Luna” (1,7 millones) . Tras esta comparativa, el precio medio por centímetro cuadrado sería de 1.309,11 euros. Y esto, trasladado al tamaño del “Aníbal”, supondría que el precio sería de 14,9 millones. Al menos. Estaríamos ante “una tasación de mínimos porque las referencias son de obras de un interés histórico y una calidad artística muy inferiores al ‘Aníbal’ de Goya”, subraya Ana María Fernández.

La tasación que la catedrática y perito tasadora hace de la Inmaculada del Greco sitúa su precio de mercado en 20,4 millones de euros. Para tasar este cuadro, una versión de menor tamaño que la Inmaculada Concepción pintada por Doménikos Theotokópoulos para la capilla de Isabel de Oballe en la iglesia de San Vicente Mártir de Toledo, ha tomado como hitos de referencia otras versiones de cuadros definitivos del Greco, vendidas desde 2006. En las cuantías que se citarán a continuación no se incluye ni una actualización de los precios ni las comisiones que se llevaron los intermediarios. En 2016, Christie´s subastó por 4,6 millones de euros “El enterramiento de Cristo”. En 2014, Sotheby’s subastó por 3,7 millones una Anunciación y, en 2006, Christie´s subastó “El expolio” por 1,2 millones de euros. La media del valor por centímetro cuadrado sería, entonces, de 3.260,32 euros. Según este indicador, aplicado a la Inmaculada de los Selgas, que mide 108x58 centímetros, resulta que el precio de mercado sería de 20,4 millones. Eso es lo que valdría “por la superior calidad de la pieza en relación con los hitos escogidos y la escasa presencia de Grecos con autorías incuestionables en el mercado”.

Compartir el artículo

stats