Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vuelve la familia Castañón, los parientes de todos los asturianos

Los amigos de Igor Medio preparan una recopilación de las populares tiras de la familia Castañón, con material inédito y financiada por micromecenazgo

Portada del libro

Portada del libro

Lo que Alfonso Iglesias fue para los asturianos a mediados del siglo XX con Pinón, Telva y Pinín, lo fue unas décadas más tarde, hasta entrado el siglo XXI, Igor Medio y la familia Castañón desde las páginas de LA NUEVA ESPAÑA. Las vidas de Igor Medio y la de Carlos Redondo, compañeros en “Felpeyu”, uno de los grupos más importantes de la historia de la música folk asturiana, quedaron truncadas en junio de 2006, súbitamente, en un accidente de tráfico, y allí acabaron también las andanzas de los Castañón, “xente llano de Xixón”, que habían comenzado en 1997, en el suplemento estival de LA NUEVA ESPAÑA, “La Escalerona”. Durante una década aquella familia tan reconocible y cercana acompañó a los asturianos durante los veranos y su memoria: el Güelu, la Mama y el Papa, el Guaje y la Guaja Castañón. En 2004 Igor Medio hizo una recopilación de las tiras publicadas, editadas en un tomo, y ahora sus amigos la amplían con los trabajos de los años siguientes y con material inédito que el dibujante había preparado por adelantado y que, tras su fallecimiento, nunca vio la luz.

“Too Castañón”, que así se titulará el volumen con las aventuras completas de los Castañón, empezó a gestarse en 2013, en las XVIII Jornadas del Cómic «Villa de Avilés», con la exposición organizada en la Casa de Cultura de la villa, con 60 originales de Igor Medio entre los que había muchas tiras de la Familia Castañón.

Una de las tiras inéditas

Norman Fernández, estudioso y divulgador del género, amigo de Igor Medio, fue uno de los organizadores de aquel evento. Junto a Sonia Tuya, la madre de Igor Medio, y Ruma Barbero, uno de sus compañeros en “Felpeyu” y dibujante como él, rebuscaron en sus archivos y encontraron una buena cantidad de material inédito. “Pensamos que era una pena que no se pudiera llegar a ver”, comenta Norman Fernández, y así surgió la idea de publicarlo, en una actualización de aquella primera recopilación de 2004.

Entre las que no tenía publicadas, cuenta Norman Fernández, había “algunas acabadas, otras a medias, solo a lápiz… entre 15 y 20 tiras”. Él se encarga de coordinar la publicación, que se financiará por crowdfunding -micromecenazgo-, a través de la plataforma Verkami. La recaudación de fondos comienza hoy (el lunes) y estará abierta durante 40 días. Para la impresión del libro se necesita recaudar 4.500 euros, el resto de los costes corre a cuenta de los colaboradores, unas ocho personas más, amigos y admiradores de Igor Medio, que trabajan desinteresadamente para honrar su memoria y su legado. Habrá recompensas adicionales, de modo que los compradores que así lo deseen podrán adquirir, junto al libro, una taza con alguno de los personajes de la Familia Castañón, o una bolsa con el Güelu Castañón estampada.

Con lo que se recaude se espera poder publicar un segundo tomo

decoration

El homenaje a Igor Medio no acabará con la publicación de “Too Castañón”. Con lo que confían obtener de la venta de ese título, cuentan con financiar un segundo tomo: “Too Igor Medio”, que esperan poner en el mercado antes de que acabe este año.

“Too Castañón” y “Too Igor Medio” tendrán distintos formatos, el primero el de las tiras horizontales y el otro, que da cabida al resto de su producción gráfica, vertical.

“Igor tenía mucho material inédito, estaba todo el día dibujando: están los dibujos de “Los protectores”, sin publicar; “Little Memo”, que llegó a aparecer un cuadernillo; ilustraciones, portadas de discos y libros; llegó a diseñar etiquetas de botellas de sidra, por encargo de un llagar”, cuenta Norman Fernández.

“La de la Familia Castañón es una de las tiras más importantes que ha habido en la historia de Asturias”, afirma Norman Fernández. Hay, desde las primeras hasta las últimas, una evidente evolución del dibujo, a medida que Igor Medio ganaba destreza, pero, en general, el planteamiento y el tono se mantuvo durante todos aquellos veranos en las páginas de LA NUEVA ESPAÑA. Su éxito, precisamente, en opinión de Norman Fernández, radica en lo fácil que era reconocer en alguien próximo a los personajes e identificarse con ellos. “Eso tenía que ver con el carácter de Igor, cercano, que caía bien a todo el mundo. Uno se encariñaba con los personajes. Igor fue capaz de reflejar la idiosincrasia de los asturianos con cinco personajes, con un humor que sin dejar de ser crítico no es ácido, y mostrar con ellos cómo pensamos y cómo somos”, añade el crítico. “Era un superdotado, un talento para el gag visual, un portento en el uso de las onomatopeyas. Sensibilidad, cercanía y dominio del gag ahí estaba el éxito de sus tiras”, explica.

Igor Medio

La Familia Castañón no ha envejecido mal, a juicio de Norman Fernández. “Tampoco ha cambiado tanto el mundo y en algunas cosas Igor se adelantó a su tiempo. El Guaje Castañón, con aquel bip bip, somos nosotros con el móvil”, afirma.

“Igor consiguió que todos nos reconociéramos en la familia Castañón”, añade, y, a pesar del tiempo transcurrido sus personajes se mantienen en la memoria colectiva de los asturianos. Norman Fernández cuenta que, no hace mucho, se tropezó con un chaval que llevaba tatuado en el brazo al Güelu Castañón tocando la gaita.

Compartir el artículo

stats